Imprimir

 

Nuevos autos eléctricos se lucen con autonomías extendidas que pueden superar los 500 kilómetros. Pero los deportivos, los SUV y las mecánicas convencionales son las que siguen dominando.

Muchas veces suele haber contradicciones en cualquier industria. Por ejemplo, en la del automóvil, hoy es común encontrar a un fabricante que nos hable de electricidad como combustible, emisiones cero y de movilidad sustentable, cuando al mismo tiempo ofrece en su gama un 4x4 que pesa más de dos toneladas y necesita más de 15 litros de combustible para hacer 100 kilómetros en ciudad. Eso sí, acelera como un deportivo y su diseño es fantástico. Esto, es un poco lo que se vive en la edición 2016 del Salón del Automóvil de París, la muestra de autos más importante del año, en donde la razón se encuentra con la emoción.

El que dio una buena explicación al respecto fue Laurens van den Acker, jefe de diseño de Renault. Frente a la respuesta de un colega de porqué el prototipo Trezor, un prototipo espectacular que adelanta las líneas futuras de la marca, siendo eléctrico cuenta con un capot tan estirado como si debajo del mismo llevara un V8. La respuesta del holandés fue concreta: "No podemos dejar de transmitir pasión en el diseño de un automóvil. Y te desafío a ti a que dibujes un auto. Seguramente vas a hacerlo con una trompa larga".

El auto, además de un medio de transporte, es un producto que despierta pasiones y es a partir de esto que los diseñadores y las estrategias de comunicación y marketing de las empresas de la mayoría de los modelos basan sus estrategias. Hoy un vehículo eléctrico puede acomodar sus baterías en cualquier lugar del vehículo (generalmente es en piso del habitáculo) y los motores son pequeños. No hay necesidad de una trompa extensa. Pero hay conceptos que no se cambian de un día para el otro.

El prototipo Trezor resume de buena manera la tendencia de la mayoría de los fabricantes en esta muestra. Por un lado, se apuesta a la electrificación del parque automotor y, por el otro, no se puede dejar de ofrecer deportivos y 4x4, los motores del deseo de los consumidores.

En esa electrificación se destaca el ambicioso plan de Volkswagen, que en 2020 quiere construir un compacto eléctrico al que compara con el Escarabajo y el Golf y que será el nuevo campeón en ventas. Pero antes, Renault anunció que doblará la autonomía de su eléctrico Zoe y la llevará hasta los 400 kilómetros con una sola carga.

El presidente del Grupo Volkswagen, Matthias Müller, reconoció (y a pesar de todo el escándalo del Dieselgate) que "el futuro es eléctrico", pero alertó que "no hay que descuidar las tecnologías existentes y las competencias básicas". Y sentenció que "los sistemas de propulsión tradicionales (nafta y diesel) seguirán desempeñando un papel clave en las próximas dos décadas, por lo menos".

Peugeot, en cambio, no se mete de lleno en la electrificación. Consciente de que la carrocería de SUV hoy es de las más buscadas en cualquier rincón del plantea, reconfiguró su estrategia de monovolúmenes y ahora los 3008 y 5008 tienen un claro aspecto de 4x4.

Citroën propone lujo y movilidad híbrida (motor eléctrico y naftero) con su prototipo CXperience (anticipa el regreso de la marca a las grandes berlinas). Y muestra también su nuevo C3. Por el momento, este modelo solo se anunció para Europa. Algo parecido sucede con el Nissan Micra, nuestro March, que rejuveneció su figura con esta nueva generación. Pero por ahora solo estará disponible para el Viejo Continente, a partir de 2017.

Movilidad eléctrica para el futuro también la propone Mercedes-Benz, con un inexpresivo prototipo que saldría a producción en 2019, utilizando una plataforma modular y con un paquete de baterías intercambiables que prometen una autonomía de 500 kilómetros. Pero en su stand la marca alemana también propone emoción y de la buena, con la versión R de su cupé GT, con sus 585 caballos de fuerza y su aceleración de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos.

Un detalle que no pasó inadvertido fueron las ausencias de varios fabricantes de renombre en la cita automotriz más importante del año a nivel mundial. Ford, Volvo, Aston Martin, Lamborghini, Mazda, McLaren ni Rolls-Royce están este año en el centro de exposiciones de la Puerta de Versalles.

Más emoción la aportan Ferrari con su renovada GT4LussoT y LaFerrari Aperta. Hyundai hace lo propio con uno de los concept más atractivos del salón, el RN30. O Audi con su renovado S5 Sportback y la segunda generación del Q5.

Estos son algunos de los ejemplos de cómo van a ser la industria del automóvil en los próximos años, en donde la racionalidad de una movilidad sustentable deberá convivir con los hábitos de consumo y los deseos de aquellos que aún disfrutamos de sentarnos al volante y emprender el camino. Ya vendrá algún sistema que nos llevará a destino con solo mencionarlo. Pero, por ahora, sigamos disfrutando del placer de conducir.

avc 052018