Imprimir

Durante una jornada organizada por la Iniciativa Ciudadana para el Control del Sistema de Inteligencia se analizó el rol gubernamental en el manejo de las agencias de inteligencia. Por qué los cambios en la Argentina fueron superficiales y ponen en juego la privacidad de los ciudadanos.

"¬ŅQueremos darles m√°s poder a instituciones con antecedentes problem√°ticos?", pregunt√≥ Edward Snowden ‚Äďel experto en inform√°tica que denunci√≥ las pr√°cticas ilegales de espionaje llevadas a cabo por el gobierno de Estados Unidos‚Äď durante una charla abierta al p√ļblico organizada por la Iniciativa Ciudadana para el Control del Sistema de Inteligencia (ICCSI), un foro integrado por organizaciones como el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), la Fundaci√≥n V√≠a Libre, la Asociaci√≥n por los Derechos Civiles (ADC y la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, entre otros. Snowden, a trav√©s de una videoconferencia, se refer√≠a a la problem√°tica de controlar lo que hacen las agencias de inteligencia y, espec√≠ficamente, al caso argentino. "Pod√©s rebautizar a una agencia de inteligencia cada a√Īo durante los pr√≥ximos 20 a√Īos, pero eso no har√° que sus pr√°cticas sean diferentes. La √ļnica cosa que lo har√° es hacerla responsable ante la ley y la forma de asegurarse de eso no es simplemente cambiar su nombre y volver a contratar a exagentes", agreg√≥.

Sobre el final del gobierno de Cristina Fern√°ndez se emprendi√≥ una reforma que abarc√≥ la reconversi√≥n de la Secretar√≠a de Inteligencia (SIDE) en la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y se traslad√≥ el √°rea de Observaciones Judiciales, la encargada de la intervenci√≥n de comunicaciones, al √°mbito del Ministerio P√ļblico Fiscal, con el objetivo de transparentar los mecanismos que dan origen a las escuchas legales.

La fiscal Cristina Cama√Īo fue la encargada del traspaso y del trabajo en conjunto con organizaciones no gubernamentales (ONG) que tuvieron la oportunidad de interiorizarse sobre esa tarea y pudieron visitar instalaciones como el famoso edificio de Avenida de los Incas. Sobre este per√≠odo, Beatriz Busaniche, presidenta de la Fundaci√≥n V√≠a Libre, una de las organizaciones convocadas, afirm√≥ durante el encuentro, en el que estuvo presente TSS: "En ese breve interregno, de unos ocho meses, en los que trabaj√≥ el Ministerio P√ļblico Fiscal, hubo una gran expectativa de generar cambios y tuvimos la esperanza de que esto podr√≠a ser transparentado. Cama√Īo nos mostraba mes a mes relevamientos del tipo de escuchas que se estaban haciendo y, una de las cosas que aprendimos es que, adem√°s de los manejos oscuros que tienen estos organismos, hay enormes cuotas de torpeza".
Sobre el final del gobierno de Cristina Fern√°ndez se emprendi√≥ una reforma que abarc√≥ la reconversi√≥n de la Secretar√≠a de Inteligencia (SIDE) en la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y se traslad√≥ el √°rea de Observaciones Judiciales, la encargada de la intervenci√≥n de comunicaciones, al √°mbito del Ministerio P√ļblico Fiscal.

Busaniche dio el ejemplo de muchas escuchas que se hab√≠an ordenado sin plazos de prescripci√≥n, por lo que hab√≠a tel√©fonos que estaban intervenidos por m√°s de 12 a√Īos, a√ļn cuando el sujeto de la causa ya se hab√≠a mudado. "Se registraban alrededor de 3.000 CDs diarios que viajaban en bolsas de un lado a otro con un gran nivel de precariedad", explic√≥. Tambi√©n mencion√≥ que, durante la presentaci√≥n en el Congreso del entonces secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, se expusieron algunos n√ļmeros relacionados con las escuchas que pon√≠an de evidencia que en la Argentina hab√≠a m√°s intercepciones de comunicaciones que en todo Estados Unidos.

Tras la llegada de Mauricio Macri a la presidencia, el Gobierno decidió entregar el manejo de las escuchas a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, mientras que desde la AFI pretenden que las escuchas vuelvan a su área. "No hay forma de defender la privacidad de los ciudadanos si hay niveles de impunidad que permiten vulnerar sus derechos", afirmó Busaniche.

En otro de los paneles expuso el especialista en seguridad Marcelo Sain, exdirector de la Escuela de Inteligencia y redactor del derogado Decreto 1311/2015, mediante el cual se pretend√≠a dividir las operaciones de investigaci√≥n seg√ļn el tipo de delito, como terrorismo, narcotr√°fico, tr√°fico de personas o de armas, entre otros. Con ese objetivo, se buscaba tener, dentro de cada √°rea, personal especializado en recolecci√≥n de informaci√≥n, gesti√≥n y an√°lisis de bases de datos. Sain habl√≥ sobre la necesidad de profesionalizar el √°rea de inteligencia y dijo que, pese a que se derog√≥ el Decreto 1311, "esa estructura sigue funcionando porque nadie pens√≥ en otra".
"Pod√©s rebautizar a una agencia de inteligencia cada a√Īo durante los pr√≥ximos 20 a√Īos, pero eso no har√° que sus pr√°cticas sean diferentes", dijo Snowden.

Paula Litvachky, del CELS, centr√≥ su exposici√≥n en el uso de fondos reservados por parte de los sistemas de inteligencia. "Ahora se est√° llevando a cabo el juicio por el encubrimiento del atentado a la AMIA. All√≠ qued√≥ claro que hubo un pago para desviar la investigaci√≥n del atentado con fondos reservados de la SIDE". Para evitar que esto volviera a suceder, el Decreto 1311 exig√≠a que todos los gastos de inteligencia debieran ser registrados, aunque fuesen secretos. De esta manera, tanto la Comisi√≥n Bicameral del Congreso como un juez pod√≠an ejercer el control en caso de una denuncia por irregularidades. Pero el Decreto 656 de este a√Īo derog√≥ esa obligaci√≥n, lo que impide ese tipo de controles.

En di√°logo con TSS, Litvachky sostuvo que "parec√≠a que con la reforma de la ley, el Decreto 1311 y con lo que se hab√≠a intentado durante el a√Īo 2015, se estaban logrando algunas cosas para transparentar las escuchas y el manejo de los fondos. Se trata de regulaciones que son un piso m√≠nimo cuando uno observa los controles que se hacen sobre servicios de inteligencia en otros pa√≠ses. En cambio, hoy parece que se estabiliz√≥ un nuevo equilibrio con la designaci√≥n de las autoridades de la AFI, con el acuerdo de distintas fuerzas pol√≠ticas. Es como si el sistema pol√≠tico dijera: 'Esta es la tradici√≥n que tenemos en el funcionamiento de los servicios de inteligencia y el que llega al poder los usa y el que no, no los usa'. Lo que mostr√≥ la crisis que tuvo el gobierno anterior y lo que est√° sucediendo hoy en los medios con la cantidad de operaciones que hay, y con un Poder Judicial tan influido por esas operaciones, es que, para los gobiernos, a la larga todo esto puede ser un factor importante de desestabilizaci√≥n".

Por Matías Alonso
__Agencia TSS ‚Äď