Imprimir

 

El diputado del opositor Movimiento Cinco Estrellas explica las razones para votar por el "no" en la consulta de reforma constitucional impulsada por el oficialismo.
Por Corresponsal
AddThis Sharing Buttons
Share to TwitterShare to FacebookShare to WhatsAppShare to ImprimirShare to Más...
El diputado y número dos del opositor Movimiento Cinco Estrellas, Luigi Di Maio, pidió a los ciudadanos italianos habilitados para votar en Argentina una "ayuda", de cara al referéndum constitucional del próximo 4 de diciembre, al tiempo que rechazó que en caso de victoria del "no" a la reforma propuesta por el oficialismo, se forme un gobierno técnico si renuncia el premier Matteo Renzi.

"Me apena no poder ir, ya que solo iré a ciudades europeas, pero a nuestros ciudadanos en Argentina les pido ayuda para el referéndum", aseguró el joven legislador (de 30 años), en una entrevista concedida a Télam y antes de iniciar una gira por el Viejo Continente para explicar su postura contraria a la reforma electoral que el próximo mes someterá a referéndum.

Dicho referéndum someterá a votación popular la aprobación o no de la reforma constitucional impulsada por Renzi y que, con el fin de superar el "bicameralismo perfecto" y dar estabilidad al país, establece la supresión de las funciones legislativas del Senado, así como la reducción de 315 a 100 de sus miembros, que pasarán a ser elegidos de manera indirecta.

Según fuentes de los diversos partidos políticos de la península, hay unos 600.000 ciudadanos italianos habilitados para votar desde Argentina, lo que ha motivado visitas al país de diversos dirigentes en las últimas semanas, en un escenario donde según las últimas encuestas el "no" se mantiene al frente de las preferencias.

"Por centenares de años nuestro pueblo ha luchado para tener más influencia en las decisiones, ha reclamado derecho al voto sobre las personas y sobre los temas. En los últimos dos años nos han quitado el derecho de citar por las provincias, por las ciudades metropolitanas, nos han quitado el derecho de expresar la preferencia a la Cámara de Diputados y ahora con la reforma constitucional nos quitarán el derecho a votar para el Senado", agregó Di Maio, elegido diputado en 2013.

"Es una escalada que podemos frenar", destacó el legislador de la principal fuerza de oposición al oficialista Partido Democrático.

"Este es un referéndum sin quórum. Alcanza un voto de más para hacer ganarle al 'no' y parar este oprobio", destacó sobre la consulta popular que para ser válida no necesitará alcanzar un mínimo de votantes dentro del padrón de cerca de 40 millones de votantes del país europeo..

Consultado sobre el argumento del PD sobre una eventual reducción de los costos de la política cercana a los 500 millones de euros anuales, si se aprueba la reforma, y la "estabilidad" prometida por Renzi para un país que tuvo 63 gobiernos en los últimos 70 años , el legislador sentenció que "verdaderamente es lo contrario al ahorro que promete el oficialismo".

"¿Prohibir a los italianos elegir sus propios representantes en el Parlamento confiere estabilidad?

Decenas de constitucionalistas y docentes universitarios han advertido que con la nueva Constitución incluso deberán dejar de enseñar, porque el texto de la reforma es prácticamente incomprensible", criticó Di Maio al referirse al modo de elección que plantea la reforma eliminando el voto directo de los senadores, que pasarán a ser elegidos entre los consejeros regionales.

"No estamos dispuestos a cortar el derecho de voto al Senado a los ciudadanos italianos, creando una cámara donde los partidos puedan colocar a sus administradores indagados y condenados, darles inmunidad y evitarles un proceso penal", planteó en esa dirección el también vicepresidente de la Cámara de Diputados, el más joven de la historia italiana en alcanzarlo.

"La verdad es que de nuestra parte no hay ningún prejuicio para que la Constitución pueda ser reformada y mejorada, pero no empeorada. Con la reforma desaparece la boleta electoral pero no el Senado, por eso decimos 'no' y lo rechazamos con fuerza", agregó.

Desde que presentó el proyecto de reforma en abril de 2014 hasta su sanción a comienzos de este año, Renzi planteó varias veces que en caso de perder el referéndum daría un paso al costado del gobierno y presentaría su renuncia al presidente Sergio Mattarella.

En ese caso, Di Maio aseguró que dentro del Cinco Estrellas confían "en que el jefe de Estado, recibiendo el resultado del referéndum, trazará un camino para alcanzar cuanto antes nuevas elecciones".

De todas formas, el legislador rechazó que una eventual renuncia de Renzi pueda abrir las puertas a un "gobierno técnico" para completar un mandato vigente hasta 2018.

"Buscarán hacer un gobierno técnico para salvar sus bancas. Pero los italianos pedirán nuevas elecciones. Habrá tentativas para un nuevo gobierno técnico sobre la base de lo que hicieron con (Mario) Monti, después con (Enrico) Letta y también con Renzi".

"¿Piensan que será el fin de la carrera de Renzi si pierde?", preguntó Télam.

"Según lo que él ha dicho, será el fin de su carrera política. Lo que es evidente es que hoy nos encontramos de cara a dos posturas: por una parte Renzi y el establishment que no acierta una hace años y han especulado sobre las dificultades de los italianos en estos años de crisis económica", planteó.

"De la otra parte -agregó finalmente Di Maio- están los ciudadanos acosados por las leyes de este gobierno, una gran porción de la población que quiere votar tan pronto como sea posible para cambiar todo".