El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos entregó 600 tobilleras a 15 provincias para garantizar el cumplimiento de medidas cautelares, dispuestas en los procesos judiciales de violencia de género.

Se trata de herramientas de geolocalización de última tecnología compuestas por dos unidades de rastreo, que se entregan tanto a la víctima como al agresor; además de un transmisor de radiofrecuencia (tobillera) que se asegura al cuerpo de este último para monitorear su localización.

"Con los dispositivos se busca trasladar la carga del alerta, de la víctima al Estado, para que la mujer pueda recuperar su vida cotidiana. Permiten controlar de manera más efectiva y de forma preventiva que el agresor que tiene una medida de restricción, la cumpla con efectividad", explica la subsecretaria de Acceso a Justicia, María Fernanda Rodríguez.

El sistema permite monitorear la ubicación del agresor y la víctima, así como fijar zonas de exclusión o peligro, como pueden ser el domicilio o su trabajo. Si el agresor se acerca a la víctima o a la zona de exclusión a una distancia menor a la establecida, el sistema da una alerta, tanto al agresor, como a las autoridades locales.

Con la intención de aplicar esta herramienta a nivel nacional, el Ministerio llevó a cabo una serie de convenios para adjudicar dispositivos a las provincias. Son éstas las que se encargan de llevar adelante su implementación en las causas de violencia de género, de acuerdo a las solicitudes que haga el sistema de justicia local.

Hasta el momento hemos distribuído un total de 600 dispositivos a la Ciudad autónoma de Buenos Aires (66), Córdoba (100), Mendoza (100), Provincia Buenos Aires (60), Salta (75), La Rioja (30), Tucumán (30), Entre Ríos (25), La Pampa (25), Santa Fe (20) , Chubut (20), Neuquén (15), San Juan (15), Tierra del Fuego (14) y Jujuy (5). Asimismo, estaremos entregando dispositivos a Santa Cruz y Río Negro.

Los convenios dictan que cada jurisdicción debe establecer un Centro de Monitoreo para controlar el geo posicionamiento de los dispositivos, vigilando de este modo el cumplimiento de la medida cautelar decretada y activando, en caso de ser necesario, la presencia y participación del servicio de prevención local. Los Centros de Monitoreo funcionan las 24 horas, de los 365 días del año, conforme establecen los convenios suscriptos.