Imprimir


Algunos consumidores adquieren alimentos en un mercado que gestionan trabajadores por cuenta propia, en el municipio de La Lisa, uno de los que integran La Habana. En torno a 80 por ciento de los alimentos que se consumen en Cuba son importados, una carga para su alica铆da econom铆a. Cr茅dito: Jorge Luis Ba帽os/IPS

Cuba inici贸 2019 entre sentimientos encontrados de su poblaci贸n, en los cuales se entrecruzan desde la esperanza hasta la preocupaci贸n, desaliento y un moderado optimismo ante la marcha de una econom铆a que no acaba de traer mejor铆a a sus vidas.

"Estamos cansados. Pasa el tiempo y la prosperidad no llega", se quej贸 una profesora universitaria de 65 a帽os que prefiri贸 no identificarse, ante la pregunta de IPS sobre esa mezcla, quiz谩s incompleta, de expresiones que se constata en conversaciones en las calles y en las cada vez m谩s activas redes sociales.

"Pero yo creo que (el presidente Miguel) D铆az-Canel est谩 haciendo bien su trabajo. Se ve que conoce los problemas, ha puesto a los ministros y otros dirigentes a rendir cuentas sobre su labor en la televisi贸n y est谩 propiciando el debate y di谩logo permanente con la poblaci贸n. La gente aprecia esa forma de gobernar", agreg贸 la acad茅mica.

El nuevo a帽o no es uno m谩s, sino el del 60 aniversario de la Revoluci贸n cubana de 1959, cuya celebraci贸n este primero de enero tuvo por escenario el cementerio Santa Ifigenia, en la oriental ciudad de Santiago de Cuba, donde permanecen las cenizas del hist贸rico l铆der cubano Fidel Castro (1926-2016).

Desde all铆, el expresidente Ra煤l Castro (2008 -2018), quien se mantiene como primer secretario del gobernante Partido Comunista de Cuba, 煤nico legal en el pa铆s, admiti贸 que un reto a enfrentar en 2019 "es la situaci贸n de la econom铆a".

Una afirmaci贸n en que coincidi贸 con su sucesor, el presidente D铆az-Canel, para quien "el pueblo espera una respuesta econ贸mica que impacte en su d铆a a d铆a".

Castro aprovech贸 la ocasi贸n para respaldar la gesti贸n de su sucesor en el gobierno, al que le esperan entre otras tareas priorizadas el referendo para la aprobaci贸n o no, en febrero pr贸ximo, de la nueva Constituci贸n y la continuaci贸n del proceso de reformas aprobado en 2011, pero a煤n incompleto.

"Sin el 谩nimo de hacer una valoraci贸n apresurada, puedo afirmar que el proceso de transferencia a las nuevas generaciones de las principales responsabilidades marcha bien, digo m谩s, muy bien, sin tropiezos ni sobresaltos, y estamos seguros de que as铆 continuaremos", subray贸 el exmandatario.

Una de las mayores tensiones econ贸micas se concentra en las finanzas externas debido al incumplimiento de los ingresos planificados por exportaciones, el turismo y la producci贸n azucarera, cuya zafra apenas alcanz贸 el mill贸n de toneladas el a帽o que termina y oblig贸 inclusive a la exportaci贸n de dulce para el consumo interno.

A ese panorama se sum贸 el impacto de una prolongada sequ铆a, seguida por el hurac谩n Irma que en 2017 caus贸 da帽os evaluados en 13.000 millones de d贸lares, lo cual condicion贸 la econom铆a tambi茅n en 2018 afectaciones en los arribos de materias primas, equipos e insumos.

En aras de recuperar la credibilidad crediticia, Castro logr贸 reestructurar en 2015 la deuda con el Club de Paris, que aglutina a los gobiernos acreedores.

Seg煤n medios especializados independientes, el acuerdo condon贸 a Cuba 8.500 millones de d贸lares de la deuda oficial de 11.100 millones que hab铆a dejado de pagar hasta 1986, m谩s otros cargos.

El resto de la deuda externa se reestructur贸 hasta 2033, lo que se tradujo en pagos de 40 millones de d贸lares en 2016 y 60 millones en 2017. El gobierno no brinda mayores datos sobre este tema, debido al embargo estadounidense, que la actual administraci贸n de Donald Trump ha recrudecido.

Pero las continuas referencias a tensiones financieras que agravan las dificultades econ贸micas, durante el 煤ltimo per铆odo de sesiones de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral), hacen temer que Cuba est谩 en problemas para el pago de su tercera cuota de la deuda renegociada.

El monto de las deudas a amortizar en 2019 ser谩 "ligeramente superior al monto de nuevos cr茅ditos que vamos a tomar, lo que significa que no vamos a incrementar el nivel de endeudamiento", afirm贸 a ese respecto el ministro de Econom铆a y Planificaci贸n, Alejandro Gil, al presentar ante la Asamblea las proyecciones del a帽o que comienza.

Si 2018 termin贸 con un modesto crecimiento de 1,2 por ciento del producto interno bruto (PIB), se espera para 2019 un aumento de solo 1,5 por ciento, tambi茅n insuficiente para alcanzar los niveles de desarrollo necesarios "para satisfacer las siempre crecientes necesidades de la poblaci贸n", seg煤n reconocen las autoridades.

En los 煤ltimos meses se hicieron evidentes las deficiencias en el transporte colectivo, m谩s visibles a partir de la aplicaci贸n en diciembre de controles a transportistas privados, escasez de pan por falta de harina de trigo y problemas t茅cnicos en los molinos, as铆 como sensible disminuci贸n de la oferta de huevos.

El desabastecimiento incluso en el mercado en divisas era notorio y podr铆a empeorar. Tanto D铆az-Canel como Gil insistieron en que habr谩 que reducir las compras externas.

Se estima que el pa铆s importa alrededor de 80 por ciento de los alimentos que consume.

No obstante, se ha tenido cuidado en proteger la canasta familiar normada a precios subsidiados por el Estado, que incluyen productos c谩rnicos, leche, caf茅, az煤car, pan, arroz, granos, huevos y combustibles dom茅sticos, entre otros.

Esa canasta no cubre los requerimientos de todo el mes y las familias requieren completar las necesidades en mercados de libre oferta y demanda.

La econom铆a y sus complejidades no es el 煤nico problema a enfrentar por Cuba en los pr贸ximos meses.

"La regi贸n se asemeja a una gran pradera en tiempos de sequ铆a. Una chispa pudiera generar un incontrolable incendio que da帽ar铆a los intereses nacionales de todos", alert贸 Castro al analizar los efectos de la pol铆tica de Washington hacia Venezuela, Nicaragua y este pa铆s.

Analistas desde Estados Unidos alertan que Trump podr铆a endurecer a煤n m谩s su pol铆tica hacia Cuba y entre las opciones que baraja figura la de permitir la entrada en vigor del t铆tulo tercero de la ley Helms-Burton de 1996, que endureci贸 el embargo contra la naci贸n caribe帽a.

La activaci贸n de esa norma, congelada desde hace 22 a帽os, permitir铆a a los ciudadanos estadounidenses de origen cubano demandar en tribunales de Estados Unidos a las compa帽铆as que se est谩n beneficiando de propiedades en Cuba que eran de su propiedad antes de la Revoluci贸n.

Al respecto, el economista cubano Luis Ren茅 Fern谩ndez coment贸 a IPS que "si eso sucede, ser谩 como un bumer谩n".

Record贸 que desde la aprobaci贸n de esa ley, todos los presidentes han decidido cada seis meses no aplicar ese t铆tulo por intereses de Estados Unidos "mucho mayores que cualquier propiedad que ten铆an cubanos al momento de irse de Cuba".

"En 煤ltima instancia el asunto se decide en Cuba y econ贸micamente, incluso, Estados Unidos ya no detenta la hegemon铆a de hace 10, 20, 30 y mucho menos 60 a帽os. El mundo ha cambiado y sigue cambiando", remat贸 el especialista en temas cubano-estadounidenses.

Edici贸n: Estrella Guti茅rrez/Por Patricia Grogg/ IPS