Imprimir

Las áreas protegidas nacionales, con sus diversas particularidades regionales, ya están recibiendo a los miles de visitantes estivales, quienes encuentran en las caminatas y actividades náuticas o acuáticas las emociones más convocantes en tiempos de verano.

Las redes de senderos establecidas en los entornos naturales de los Parques Nacionales de Argentina cuentan con sistemas de señalética, mantenimiento y registro que complementan la inquietud aventurera con estándares de seguridad internacionales para las diferentes categorías de caminantes.

Los refugios de montaña de los parques andinos tienen sus dinámicas propias de alojamiento y capacidad de carga, por lo que es recomendable realizar las reservas antes de emprender el ascenso y respetar las indicaciones de los guardaparques y de la cartelería circundante. Por esta razón se recuerda que existen reglas básicas para realizar caminatas en zonas agrestes, más allá del grado de dificultad de cada sendero y de la capacidad física y experiencia de los caminantes.

Una de las recomendaciones más importantes es respetar el registro gratuito y obligatorio tanto antes de iniciar la travesía como al finalizarla. Este trámite simple, que se realiza en las Oficinas de Informes y Centros de Visitantes de los parques, permite conocer datos fundamentales para la seguridad de los senderistas. Ante cualquier emergencia es imprescindible contar con esta información básica para poder implementar los protocolos de seguridad, auxilio y rescate.

Todas las caminatas deben ser planificadas y es recomendable hacerlas en compañía de alguien, con indumentaria y equipos adecuados. También se debe tener en cuenta el pronóstico del clima, que suele ser cambiante. Las indicaciones especiales ante cada alerta del Servicio Meteorológico Nacional pueden ocasionar el cierre de senderos en las áreas boscosas, ya que es frecuente la caída de árboles y ramas debido a los fuertes vientos y precipitaciones.

Se debe recordar que una pequeña lesión o malestar corporal, que en el ámbito urbano puede resolverse rápidamente en un centro de salud cercano, en las zonas agrestes se transforma en un serio problema que requiere de una logística especial y un margen de tiempo diferente para ser solucionado.

En cuanto a las actividades náuticas y acuáticas, las mismas están específicamente reglamentadas y las medidas preventivas deben respetarse para evitar accidentes. Las especiales características de los cursos y espejos de agua de los Parques Nacionales, habitualmente enclavados en escenarios remotos, por fuera de las áreas de cobertura de telefonía celular, obligan a reforzar las prevenciones para disfrutar de esos refrescantes momentos.

Las regulaciones de la Prefectura Naval Argentina y las disposiciones oficiales de cada área protegida son consejos básicos para la seguridad de los visitantes. En este sentido, se recomienda al contratar un servicio de alquiler de embarcaciones a remo, excursiones de pesca embarcada u otra actividad náutica deportiva, corroborar que el prestador del servicio cuente con las habilitaciones certificadas para la temporada en curso y la cobertura de los seguros que correspondan.

A la hora de recorrer las áreas protegidas, es muy importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones básicas:

Informarse en las portadas y centros de visitantes al ingresar a los Parques Nacionales y Reservas Naturales.

No ingresar con mascotas (los perros y gatos son especies exóticas que alteran el comportamiento de la fauna nativa).

Sólo hacer fuego en los lugares habilitados y cuando se permita.

Consultar siempre el estado de las rutas y caminos internos, los senderos y el pronóstico del clima.

Respetar la velocidad máxima permitida en cada área protegida.

Prestar atención a la cartelería durante todo el recorrido.

No producir ruidos molestos.

No extraer plantas ni piedras.

Mantener una distancia prudencial para observar a los animales, sin alimentarlos ni perseguirlos.

Considerar los derechos de los demás visitantes al disfrutar de los espacios compartidos.

Regresar del área protegida con los residuos generados y depositarlos en los contenedores habilitados de las áreas urbanas.

Consejos para una experiencia de calidad:

Informarse antes de viajar

En la búsqueda de tu propia experiencia, obtener información como punto de partida te permitirá hacer de tu visita un momento único. Vivenciar un área protegida interpretando toda su riqueza ayuda a disfrutar de instantes memorables.

Disponerse a contemplar

En un mundo donde todo parece ocurrir a alta velocidad, regalate un tiempo al ritmo de la naturaleza. Cuando ingreses a un Parque Nacional frená tus pasos, caminá sin prisa, respirá profundo, abrí tu mirada: disfrutá la esencia de lo natural.

Escuchar el silencio

En los Parques Nacionales, los sonidos de la naturaleza se manifiestan sin pausa. Ser permeable a sus guiños te llevará a mundos sorprendentes.

Levantar la mirada

En lo alto del cielo, en la copa de los árboles, en el corazón del bosque, a la orilla de los ríos, andando senderos. Los momentos inolvidables en Parques Nacionales están ahí mucho más cerca que la pantalla de tu celular. Sólo hay que mantener la mirada atenta.

Animarse a caminar

Las sendas de los Parques Nacionales muestran señales de historias milenarias, donde la importancia de la conservación del ambiente se respira a cada paso. El secreto está en echar los pies a andar y prepararse para descubrirlas.

Registrar las mejores vistas

Los Parques Nacionales son refugio de escenarios naturales de belleza conmovedora. Paisajes que llenan la vista y el alma. Sé consciente de tu visita. Quedará indeleble en tu memoria.

Compartir las emociones

Asombro, sorpresa, admiración, orgullo. Los Parques Nacionales son reservas de emociones. Descubrilas, dejalas que te inspiren, compartilas con otros visitantes.

Encontrarse con los otros

Los vecinos y pobladores de los Parques Nacionales son reflejo del legado de tiempos antiguos, portadores de valores y señales particulares de la identidad del lugar. Hablar con ellos es un viaje a los rincones más valiosos de una historia centenaria.

Preguntar, descubrir

Los Parques Nacionales ofrecen algunas respuestas. Visitarlos es una puerta a nuevas preguntas, a querer entender más. Guardaparques, guías, prestadores, informantes y otros agentes de conservación, harán de tu visita una vivencia reveladora.

Conocer para querer, querer para cuidar

Descubrir los secretos de un Parque Nacional es una invitación a estimular positivamente tu relación personal con el ambiente. Interpretando sus señales percibirás su sabiduría, aprenderás a quererlo, y te sentirás inspirado a promover su cuidado y el de tu propio entorno.