Por Jorge Majfud.¬†¬ŅPor qu√© los negros en Estados Unidos se llaman "afroamericanos"? ¬ŅPor qu√© los blancos no se llaman "euroamericanos"? A los blancos se les dice americanos; a los negros, afroamericanos, que es como decir "casi-americanos".

Porque la palabra "negro" es despectiva mientras nadie se ofende por ser llamado "blanco". ¬ŅQu√© tienen los llamados "afroamericanos" de africanos, adem√°s del color de la piel? M√°s tienen de Europa por asimilaci√≥n y por reacci√≥n que de √Āfrica por su cultura o por su memoria (y lo digo por haber vivido entre tribus africanas)

. De los europeos, la mayor√≠a hered√≥ su religi√≥n y la ideolog√≠a capitalista; de los europeos heredaron la m√°quina, el dolor, la humillaci√≥n y a veces el resentimiento. Raz√≥n por la cual los afroamericanos deber√≠an ser llamados "euroamericanos", si no fuese porque afroamericano es un eufemismo de "negro" (tab√ļ que indica algo malo) que no se refiere a una cultura africana sino, simplemente, a su color de piel. Algo as√≠ como decir "hijo ileg√≠timo". ¬ŅC√≥mo un reci√©n nacido (un ser humano sin pecado) puede ser ileg√≠timo? ¬ŅC√≥mo un indocumentado puede ser "ilegal"?

Ninguna palabra es inocente (ya lo sab√≠a Antonio Nebrija en 1492, cuando dec√≠a que el lenguaje es el principal compa√Īero del imperio), pero hay algunas que est√°n hinchadas de ideolog√≠a, como por ejemplo las palabras "libertad", "democracia", "justicia", "liberaci√≥n", "progreso", etc. Us√°ndolas como espadas sagradas, nos permitimos imponer nuestras convicciones a√ļn por la fuerza, como hace casi quinientos a√Īos Cort√©s, Pizarro y tantos otros "adelantados" salvaron a Am√©rica Latina decapitando, torturando, violando, esclavizando y quemando pueblos enteros como forma de persuasi√≥n.

Creer que importando e imponiendo un sistema pol√≠tico cambiar√° autom√°ticamente la realidad de un pa√≠s es ignorar su cultura y su historia. Bastar√≠a con los repetidos fracasos maquillados de √©xitos que tenemos que presenciar cada d√≠a en el mundo para darse cuenta de ello. Bastar√≠a con imaginar a China imponiendo un sistema mon√°rquico a Estados Unidos en el 2040, por citar un ejemplo inverso. Para cambiar la cultura de un pueblo por la fuerza se necesitan siglos o d√©cadas de corrupci√≥n y violencia, como bien lo demostr√≥ la colonizaci√≥n espa√Īola, la inglesa, la americana... Siglos de violenta narraci√≥n.

"Segu√≠ mi camino ‚ÄĒreport√≥ Hern√°n Cort√©s en 1520 en carta al rey Emperador Carlos V‚ÄĒ considerando que Dios es sobre natura, y antes que amaneciese di sobre dos pueblos, en que mat√© mucha gente y no quise quemarles casas por no ser sentidos con los fuegos de las otras poblaciones que estaban muy juntas. Y ya que amanec√≠a di con otro pueblo tan grande que se ha hallado en √©l, por visitaci√≥n que yo hice hacer, m√°s de veinte mil casas.

Y como las tom√© de sobresalto, sal√≠an desarmados, y las mujeres y ni√Īos desnudos por las calles, y comenc√© a hacerles alg√ļn da√Īo; y viendo que no ten√≠an resistencia vinieron a m√≠ ciertos principales del dicho pueblo a rogarme que no les hici√©semos m√°s mal porque ellos quer√≠an ser vasallos de vuestra alteza y mis amigos; y que bien ve√≠an que ellos ten√≠an la culpa en no me haber querido servir [...] Despu√©s de sabida la victoria que Dios nos hab√≠a querido dar y c√≥mo dejaba aquellos pueblos en paz, hubieron mucho placer" .

Tener una convicción no es malo a priori; todo lo contrario; el problema son los métodos, como la inocente manipulación ideológica del lenguaje. Cada día asistimos a la lucha por el significado, desde los "medios de comunicación", desde los discursos políticos, religiosos, académicos, etc. Estamos sumergidos en una guerra semiótica y semántica basada en la asociación arbitraria de conceptos-imágenes-palabras que es construida día a día, por repetición, con un objetivo ideológico y económico.

Esos premoldeados productos sem√°nticos ‚ÄĒla Libertad, la Democracia, la Civilizaci√≥n, el Progreso, etc.‚ÄĒ se convierten luego en axiomas donde se asientan las nuevas discusiones, axiomas que hacen suyos hasta quienes deben sufrir el significado impuesto por esta forma de violencia ideol√≥gica. Todo lo cual no significa que la libertad, la democracia, la civilizaci√≥n y el progreso no existan; pero por la misma raz√≥n de que existen, o puede existir, se los coloniza antes de que sean apropiados por sus v√≠ctimas.

El objetivo casi nunca es la verdad, la b√ļsqueda interesada de comprender al otro, de escuchar: el objetivo es ser escuchado, es convencer en nombre de los "verdaderos valores". Actualmente no existe el di√°logo; existen discusiones permanentes, intentos dial√©cticos de legitimar con s√≠mbolos y palabras algo que no depende de los s√≠mbolos ni de las palabras. No puedo decir que estamos ante un di√°logo de sordos porque los sordos cuando dialogan se entienden.

En ese aspecto nuestro orgulloso tiempo se parece a la Edad Media: por entonces, quien triunfaba por la fuerza de su brazo y de su caballo se atribuía toda la verdad de una disputa dialéctica, ajena al brazo y al caballo. La fuerza no sólo impone su verdad por el miedo y la coacción sino, sobre todo, por la seducción del vencido (luego de masacrados, los mexicanos reconocían llorando ante Cortés que la culpa era de ellos, por resistir a la invasión).

Un hombre pobre nada tiene que ense√Īarle a un hombre rico sobre c√≥mo hacer fortuna, aunque la fortuna del hombre rico se deba a la loter√≠a o al despojo ajeno. De ah√≠ se sigue que un hombre pobre tambi√©n es, necesariamente menos sabio y menos inteligente que un hombre rico (raz√≥n por la que los presidentes y senadores de una Gran Democracia casi siempre son hombres ricos o amigos de millonarios), con lo cual llegamos a la concusi√≥n de que Einstein era un retrasado mental y Sylvester Stallone un genio. Y peor si ese hombre pobre es un habitante del Tercer Mundo ‚ÄĒcategor√≠a de por s√≠ misma ideol√≥gica‚ÄĒ que asume y confirma que la riqueza material es riqueza, a secas: espiritual, moral, intelectual, etc.

¬ŅQui√©n se atrever√≠a a decir que una comunidad ind√≠gena que ha tenido la sabidur√≠a de vivir en paz durante siglos es el Primer Mundo? Podr√≠amos decirlo, pero nos rompe los o√≠dos, debido al "buen gusto" que hemos desarrollado escuchando otras frases y otros conceptos prefabricados.

Por qu√©, de igual forma, llamamos "afroamericanos" a seres humanos europeizados por la cultura y por la violencia de la historia? ¬ŅNo es una nueva forma de violencia ideol√≥gica que hace suya la misma v√≠ctima, que de esa forma se define como perif√©rica, por el color de su piel, al tiempo que cree revindicar una cultura como forma de resistencia y reivindicaci√≥n? ¬ŅNo es esta una clasificaci√≥n compulsiva que una persona de piel oscura se autoimpone, creyendo de esa forma resistir a una imposici√≥n? ¬ŅNo es esta clasificaci√≥n una forma de dominaci√≥n de una ideolog√≠a que se pretende superar?

Porque, entiendo, una cosa muy diferente es la cultura afroamericana ‚ÄĒindudablemente rica, desde Nicol√°s Guill√©n en Cuba hasta los seguidores de Yemanj√° en Argentina, desde el Jazz en Chicago y Nueva Orle√°ns hasta la Samba en R√≠o‚ÄĒ y otra cosa muy distinta es clasificar a una persona como "afroamericano" s√≥lo por el color de su piel ‚ÄĒcomo si le hici√©ramos un favor.

Majfud (2006)