El Paseo de la Castellana dividirá a los hinchas de ambos equipos que disputarán la final de la Copa Libertadores de América en la capital española.

Los hinchas de Boca y River estarán separados en dos zonas el próximo domingo en Madrid en ocasión de disputar la final de la Copa Libertadores.

El operativo de seguridad montado por la Policía Nacional de España dispuso hoy que el Paseo de la Castellana, en cercanías al estadio Santiago Bernabéu, estará cortado desde temprano y dividirá en dos zonas para separar los hinchas de River y de Boca.

En el cruce de la calle Raimundo Fernández Villaverde estarán a los xeneizes y en la plaza de Cuzco, los Millonarios.

El Paseo de la Castellana, en pleno centro madrileño, será el punto intermedio dispuesto por un fuerte operativo de seguridad que incluirá a 5 mil efectivos (cuando juega el Madrid con el Barcelona se ocupan 2 mil y el corte del tránsito el domingo desde temprano para facilitar el control de los hinchas en las inmediaciones y el ingreso al Bernabéu para el encuentro que comenzará a las 20.30 de Madrid (las 16.30 de la Argentina).

Se dispuso una "fan zone" en la plaza de Cuzco para los hinchas de River y se instalará otra a dos kilómetros de distancia para los de Boca.

Entre uno y otro punto se distribuirán policías para evitar que los hinchas tomen contacto y se los escoltará hasta el ingreso mismo al estadio.

Los españoles no quieren dejar nada librado al azar y hasta tienen previsto el operativo post partido, de manera que si gana Boca sus hinchas podrán celebrarlo en la fuente de Neptuno, y si se impone River los festejos serán en Cibeles.

La fuente de Neptuno es el punto de reunión en cada festejo de los hinchas del Atlético de Madrid, mientras que la de Cibeles es donde celebran los del Madrid. TELAM