Imprimir

Estados Unidos desped铆a este martes al expresidente George H.W. Bush, cuyos restos yacen en capilla ardiente en el Capitolio en Washington, en el segundo d铆a de honras f煤nebres al 41潞 mandatario.

Desde la noche del lunes, miles de personas desfilaron silenciosamente frente al ata煤d cubierto con la bandera estadounidense ubicado en la Rotonda del Capitolio, para saludar a Bush, quien falleci贸 el viernes a los 94 a帽os en su casa de Houston.

La muerte de Bush, quien ocup贸 la Casa Blanca entre 1989 y 1993 luego de ser un condecorado piloto de caza de la Segunda Guerra Mundial, embajador en China, jefe de la Agencia Central de Inteligencia CIA y vicepresidente de Ronald Reagan, llev贸 a los estadounidenses a reflexionar toda su vida de servicio al pa铆s.

El padre del tambi茅n expresidente George W. Bush ser谩 enterrado el jueves en Texas tras varios tributos.

El presidente Donald Trump tiene previsto asistir a un funeral de Estado el mi茅rcoles en la Catedral Nacional de Washington, el primero para un presidente desde la muerte de Gerald Ford en 2006.

Trump, que envi贸 el avi贸n presidencial para traer a Washington el ata煤d de Bush, se traslad贸 desde la Casa Blanca al Congreso tarde el lunes para presentarle sus respetos junto a la primera dama, Melania. Ambos se quedaron aproximadamente un minuto frente al f茅retro.

Bush no era adepto a Trump y hab铆a hecho p煤blico que no lo hab铆a votado en 2016. El propio Trump lo critic贸 durante la campa帽a electoral. Pero el lunes, el mandatario destac贸 su trayectoria, diciendo que "ejemplifica" la verdadera grandeza de Estados Unidos.

"Trabaj贸 desinteresadamente a lo largo de su larga vida para crear un mundo de justicia y paz duradera", escribi贸 Trump a los miembros del Congreso.

La Casa Blanca tambi茅n invit贸 a los familiares de Bush a quedarse en Blair House, la casa de hu茅spedes del presidente, mientras est谩n en Washington para eventos relacionados con el funeral.

- El adi贸s de Sully

El f茅retro de Bush fue portado el lunes por miembros del Ej茅rcito en un rojizo atardecer hasta a la Rotonda del Capitolio, donde se celebr贸 una solemne ceremonia a la que asistieron el hijo mayor del fallecido mandatario y 43潞 presidente, George W. Bush, otros parientes y legisladores de todo el espectro pol铆tico.

El l铆der de la mayor铆a republicana en el Senado, Mitch McConnell, describi贸 a Bush como un patriota que condujo el pa铆s tan recto como hab铆a pilotado su avi贸n: "Nos mantuvo volando alto y nos desafi贸 a volar a煤n m谩s alto".

Sully, el fiel perro del mandatario, tambi茅n fue al velatorio de su amo el martes, luego de acompa帽arlo en su viaje final desde Texas.

Bush es el 12潞 presidente de Estados Unidos en ser velado en el Congreso. Apenas tres meses antes, el mismo honor recibi贸 el senador John McCain, un destacado pol铆tico republicano que muri贸 de c谩ncer cerebral.

Miles se acercaron silenciosamente al Capitolio para saludar a Bush padre.

Entre ellos estaba Kim Frinzell, una empleada p煤blica que no lo vot贸 pero respeta sus logros, entre ellos la Ley de Estadounidenses con Discapacidades de 1990.

"El hecho de que pudiera cruzar las l铆neas partidarias y hacerlo con tanta gracia, especialmente despu茅s de su presidencia, para m铆 es realmente inspirador y una lecci贸n de la que nuestro gobierno actual puede aprender", dijo Frinzell, de 56 a帽os, a la AFP.

El dem贸crata Bill Clinton, que sucedi贸 a Bush luego de su primer y 煤nico mandato, estar谩 entre los asistentes el mi茅rcoles a la catedral, junto con docenas de l铆deres extranjeros, incluida la alemana Angela Merkel. .

- Elegancia en la derrota

Bush ser谩 enterrado en la Biblioteca y Museo Presidencial que lleva su nombre en el campus de la Universidad de Texas A&M, junto a Barbara, su esposa, que muri贸 en abril; y Robin, la hija de ambos, que muri贸 de leucemia a los tres a帽os en 1953.

En su 煤nico mandato, Bush cosech贸 茅xitos de pol铆tica exterior, desde navegar el final de la Guerra Fr铆a hasta organizar una coalici贸n mundial para expulsar a las tropas iraqu铆es de Kuwait en la primera Guerra del Golfo.

Pero a pesar de sus 铆ndices de aprobaci贸n r茅cord despu茅s de la operaci贸n "Tormenta del desierto", Bush decepcion贸 a los estadounidenses en el frente interno. La econom铆a de Estados Unidos entr贸 en recesi贸n en 1990, y la recuperaci贸n fue lenta, lo que contribuy贸 a la victoria de Clinton.

El presidente de la C谩mara de Representantes, Paul Ryan, aludi贸 a ese rev茅s pol铆tico al despedirlo en el Capitolio, destacando la elegancia con que Bush manej贸 esa derrota. .

"Fue el primer presidente que me ense帽贸 que en una democracia a veces uno pierde, y que la forma en que uno lo maneja es tan importante como si hubiera ganado", dijo Ryan.