Imprimir

Una semana después de que se declarasen los dos gigantescos incendios que siguen activos en el norte y sur de California, Estados Unidos, se hallaron ya 66 cadáveres y se duplicaron los desaparecidos a 631.

El condado de Butte, en el norte del estado, donde arde el incendio bautizado como "Camp Fire", que con 66 víctimas mortales ya es el más mortífero de la historia californiana, actualizó la lista de personas desaparecidas hasta alcanzar las 631.

Autoridades dijeron que las otras tres muertes se produjeron en el otro gran siniestro que se registra en el sur del estado, cerca de Los √Āngeles, y donde las autoridades no han informado que haya ninguna persona sin localizar.

La mayoría de los desaparecidos reside en la población de Paradise, de 26.000 habitantes y que fue completamente consumida por por las llamas. Allí un dron logró reflejar desde el aire dramáticas escenas.

La localidad se encuentra en la falda de la Sierra Nevada estadounidense, con un clima seco y soleado que en el √ļltimo medio siglo ha atra√≠do a muchos jubilados, lo que ha hecho que la poblaci√≥n se triplicase en 50 a√Īos. La mayor√≠a de la gente que aparece en la lista de desaparecidos tiene m√°s de 60 a√Īos.

Los bomberos, por su parte, lograron avanzar durante las √ļltimas horas hasta contener las llamas en un 40%, despu√©s de un par de d√≠as en los que los esfuerzos hab√≠an estado pr√°cticamente estancados a causa de las condiciones meteorol√≥gicas desfavorables.

De acuerdo con los c√°lculos m√°s recientes, el "Camp Fire" ha quemado un total de 10.321 edificios (8.650 de ellos hogares particulares) y arrasado 56.655 hect√°reas.

Pese a que el origen de ambos fuegos sigue siendo desconocido y las autoridades mantienen abiertas sendas investigaciones, algunos de los afectados en el norte del estado han presentado una demanda contra la mayor compa√Ī√≠a proveedora de gas y electricidad del estado, Pacific Gas & Electric Co. (PG&E).

PG&E reveló la semana pasada que detectó un "problema" en una línea de alta tensión cercana al área donde se declaró el incendio solo unos minutos antes de que se iniciasen las llamas.

El gobernador de California, Jerry Brown, y el secretario de Interior estadounidense, Ryan Zinke, visitaron esta semana la zona afectada y prometieron auxilio estatal y federal para ayudar en las tareas de recuperación.

Los efectos del fuego alcanzan el área de la Bahía de San Francisco, de unos 7 millones de personas y a 280 kilómetros de distancia del incendio, donde desde el pasado jueves se mantiene activada una alerta por la mala calidad del aire a causa del humo.

Las tres universidades estatales del área, la de San Francisco, la de San José y la del Este de la Bahía han suspendido las clases y permanecerán cerradas durante el resto de la semana.

En paralelo al "Camp Fire", el incendio del sur, que ha sido bautizado como "Woolsey Fire" y arde tambi√©n desde el jueves pasado muy cerca de Los √Āngeles, se ha cobrado tres v√≠ctimas mortales y quemado 39.800 hect√°reas, y los bomberos lograron contenerlo solo en un 57%.