Tras cumplirse la sexta semana de la campaña nacional, el personal del sistema público de salud de Río Negro aplicó 35.822 dosis en la población de entre 13 meses y 4 años.

Hasta el 30 de noviembre los padres tienen tiempo para llevar a vacunar a sus hijos a hospitales y centros de salud. En Río Negro resta vacunar a 8.000 niños.

La vacuna que se aplica es la triple viral, que protege contra el sarampión, la rubéola y la parotiditis o paperas.

Del total de los hospitales de la provincia, más de la mitad (20) lograron superar la meta impuesta por Nación de pasar el 90% de vacunados.

La campaña de seguimiento se realiza cada cuatro años y tiene el objetivo de reducir el número de personas susceptibles que se suman año tras año; por un lado, porque no fueron vacunados dentro del programa regular y por otro, porque se estima que hasta el 10% de los que han sido vacunados oportunamente no logran desarrollar la protección necesaria contra estas enfermedades.

Argentina ha logrado certificar ante la Organización Panamericana de la Salud (OPS) la eliminación de la rubéola y el síndrome de rubéola congénita en 2015 y del sarampión en 2016 pero el mantenimiento de estos logros depende de coberturas iguales o mayores al 95% en todas las provincias, departamentos y municipios del país, uno de los objetivos principales de esta campaña.