Imprimir

El CELS remiti贸 al Comit茅 de la ONU que eval煤a el cumplimiento del Pacto Internacional de Derechos Econ贸micos, Sociales y Culturales, una serie de evaluaciones elaboradas en conjunto con 55 organizaciones sociales, sindicatos, centros de estudios y especialistas que expresaron preocupaci贸n por la situaci贸n econ贸mica y social del pa铆s

a partir de medidas que ha tomado el gobierno actual. Expone la presentaci贸n que la Argentina presenta desigualdades estructurales y las medidas pol铆ticas y econ贸micas tomadas desde fines de 2015 agravaron la situaci贸n. Se produjo una transferencia de ingresos hacia los sectores privilegiados, una tendencia hacia la reprimarizaci贸n del sistema productivo y un proceso acelerado de endeudamiento p煤blico, entre otros puntos.

El informe presentado advierte que hay una ca铆da del salario real que hace que en la Argentina hay casi 2 millones de personas desocupadas, de las cuales el 39,4% lleva m谩s de un a帽o buscando trabajo. Se acelera la inflaci贸n y cae el salario real. Entre noviembre de 2015 y mayo de 2018, cay贸 un 5,7% para las y los trabajadores registrados del sector privado, y un 11,9% en el sector p煤blico. En el pa铆s creci贸 la brecha entre los sectores de mayores y menores ingresos. Entre el primer trimestre de 2017 y el primer trimestre de 2018, aument贸 la brecha en un 5,2%.

Finalmente, el Comit茅 DESC de las Naciones Unidas le se帽al贸 al Estado argentino que las decisiones de pol铆tica econ贸mica y financiera no pueden desconocer sus obligaciones internacionales en materia de protecci贸n de los derechos econ贸micos, sociales y culturales.

Sin embargo, y para sumar pesar a este diagn贸stico, el gobierno nacional firm贸 un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional comprometiendo una serie de ajustes que quedaron plasmados en el proyecto de presupuesto 2019. Finalmente logro la aprobaci贸n en Diputados con el apoyo de parte de la oposici贸n.

La previsi贸n de gastos presentada por el Ministro Dujovne para 2019, indica un d茅ficit 0, ca铆da del 0,5% del PBI, inflaci贸n del 23% frente al 42% con que cerrar铆a este a帽o. Se calcula un d贸lar a 40,10 mientras que d铆as atr谩s cerr贸 a 40,42 pesos. La partida que m谩s aumenta, 48,9%, es para el pago de intereses de la deuda. Para cumplir con este objetivo, la propuesta es achicar gastos en salud, ciencia, educaci贸n, ayudas sociales, obras p煤blicas, entre otras grandes partidas.

El Presupuesto oficial contempla una baja de las partidas destinadas a subsidios equivalentes al 0,7 por ciento del PBI, seg煤n anunci贸 el propio Ministro oportunamente. Y la quita de subsidios se distribuir谩 entre electricidad, gas y agua y el transporte p煤blico, y habr谩 un recorte nominal de los subsidios al transporte del orden del 18 % y del 1,6 en energ铆a. Es decir que el a帽o que viene las tarifas y el boleto de colectivo y tren subir铆an muy por encima de la inflaci贸n.

Los subsidios al transporte p煤blico fueron cargados a las provincias que, en muchos casos no podr谩n asumir esa carga. El efecto cascada de la medida afectar谩 a los municipios, aun con la propuesta de amortiguar con 6.500 millones de pesos anuales, cuando la quita de recursos fue de 43 mil millones de pesos.

Adem谩s, se recortaron en un 55%, en t茅rminos reales, los recursos del Plan Nacional de Acci贸n para la Prevenci贸n, Asistencia y Erradicaci贸n de las Violencias contra las Mujeres.

La obra p煤blica cay贸 estrepitosamente, y la consecuencia de ello son unos 200 establecimientos educativos sin terminar, con obras a medias y deterioradas. De ellos, 49 est谩n en la Patagonia y son en su mayor铆a jardines de infantes. Lejos de esa cifra, la promesa presidencial hablaba de 3 mil edificios, de los cuales ni los 200 licitados se han cumplido.

La situaci贸n del grueso de los fruticultores de R铆o Negro y Neuqu茅n se fue agravando con la devaluaci贸n y las temporadas de rentabilidad negativa, con deudas contra铆das como 煤nica alternativa para llegar a la pasada cosecha con las labores culturales terminadas y sin posibilidades de exigir para la pr贸xima temporada un precio justo por encima del costo de producci贸n.

Sin embargo, el gobierno nacional no quiso ayudar a los productores que est谩n en riesgo de desaparecer y que ped铆an compensaci贸n por kg de fruta, algo que s铆 hizo por las empresas de energ铆a compensadas por los efectos de la devaluaci贸n. Claramente se observa a quienes se privilegia y a quienes se abandona en un gobierno que lejos est谩 de una pol铆tica de protecci贸n de las econom铆as regionales.

Con esta votaci贸n favorable en Diputados, el gobierno nacional pretende mostrar una cuota de poder pol铆tico a los organismos internacionales para hacerles creer que tienen el control del pa铆s, pero esto no es as铆. Lo demuestran las movilizaciones multitudinarias, los 26 detenidos y los 23 heridos y la ca铆da del consumo de un 2%.

El gobierno no solo refrenda en el presupuesto recortes con consecuencias nefastas para el futuro, sino que lo hace a espaldas del pueblo entregando la Soberan铆a nacional y as铆 asume ser la marioneta de los organismos de cr茅dito internacional que deciden cuando, como y con qu茅 manos votar el presupuesto.

Es escenario es desalentador como nunca antes. El presupuesto convalida jur铆dicamente un acuerdo que la mayor铆a del pa铆s no acepta y que sin embargo, padeceremos todos. Por ello, insistimos en que el Poder Ejecutivo tiene que rehacer el presupuesto y convocar distintos sectores, sindicatos, universidades entre otros, para reparar este error que, de otro modo, marcar谩 el futuro de los argentinos.

*Magdalena Odarda Senadora Nacional.