Imprimir

Hace 10 años, el 10 de septiembre, el presidente Evo Morales ordenó la expulsión del entonces embajador de Estados Unidos Philip Goldberg. Este lunes recordó ese suceso con una publicación acompañada de un video en la red social Twitter, en la que además asegura que ahora Bolivia es un país soberano y que "estamos mejor económicamente".

"Cómo hoy, hace 10 años, expulsamos al embajador de EEUU en Bolivia, Philip Goldberg, porque vivíamos una escalada de violencia y un afán separatista de la oligarquía, articulados por el imperio. Con la unidad del pueblo, ahora somos un país soberano y estamos mejor económicamente" (Sic) , escribió.

Ese día de 2008, en un evento en el que se lanzaba un plan de empleos, Morales hizo el anuncio: "sin miedo a nadie, sin miedo al imperio, hoy, delante del pueblo boliviano, declaro al señor Goldberg persona no grata", dijo. Lo acusó de injerencia.

Luego añadió: "no queremos gente separatista ni divisionista, ni que conspire contra la unidad. No queremos personas que atenten contra la democracia".

La decisión habían surgido en el ínterin de las movilizaciones de bloques opositores de la denominada "media luna" conformada por cívicos y políticos de Santa Cruz, Beni, Pando, Chuquisaca y Tarija, que demandaban autonomía.

Desde entonces, Bolivia y Estados Unidos no tienen relaciones diplomáticas a nivel de embajadores debido a que la Casa Blanca también retiró al representante boliviano Gustavo Guzmán.

Aunque se han producido acercamientos entre La Paz y Washington y se logró un acuerdo marco de entendimiento e inclusive se habló de una cita entre Morales y el entonces presidente Barack Obama, que no se concretó. Las relaciones son aún ríspidas.

A la fecha, el presidente boliviano se ha mostrado muy crítico con las medidas de Donald Trump y ha pedido al actual encargado de Negocios, Bruce Williamson, que no cometa injerencia, un extremo que ha descartado el enviado de la Casa Blanca.

En una reciente declaración a La Razón publicada el lunes 3 de septiembre, el diplomático ponderó las relaciones comerciales que sostienen ambos países y dijo que la diferencia en la balanza comercial tiene un "saldo cero".

"Las relaciones comerciales en este momento son de $us 1.200 millones y, lo que es mejor, el balance comercial entre ambos países es casi cero, es decir, más o menos la mitad corresponde a las exportaciones bolivianas hacia los Estados Unidos y la otra mitad representa la exportación norteamericana (Estados Unidos) a Bolivia", indicó.

Además añadió que esa cifra "es muy impresionante y es el comienzo del diálogo de pueblo a pueblo, del pueblo boliviano con el pueblo norteamericano, que es la base para mejorar las relaciones bilaterales".

Fuente: Latinoamerica exuberante