Hace d√©cadas concentra a miles de ping√ľinos en su faz reproductiva y es uno de los principales atractivos tur√≠sticos de la provincia. Pero tambi√©n all√≠ se realizan investigaciones con √ļltima tecnolog√≠a que permiten conocer c√≥mo el estado del mar y el cambio clim√°tico influyen en la especie.

La evoluci√≥n peri√≥dica de una especie a lo largo de d√©cadas nos permite no solo conocer su comportamiento y evoluci√≥n, sino tambi√©n al entorno en el cual se desenvuelve. As√≠ es como todos los a√Īos la migraci√≥n de los ping√ľinos que anidan en Punta Tombo permite a los cient√≠ficos identificar las condiciones del mar en la ruta que siguen rumbo a Brasil, el alimento disponible y los potenciales peligros que afrontan estas aves marinas en su viaje.

Esos datos parten de la observaci√≥n de los investigadores en la misma reserva, de la comparaci√≥n de las estad√≠sticas de la poblaci√≥n, pero especialmente de un complejo sistema de adquisici√≥n de datos que permite determinar en qu√© fecha del oto√Īo y con qu√© peso emigran los ejemplares rumbo al norte, y en qu√© √©poca del a√Īo regresan, adem√°s de la condici√≥n del animal.

Los datos que cotejan los cient√≠ficos toman como base los censos de poblaci√≥n de ping√ľinos que permitan conocer la din√°mica de la poblaci√≥n de estas aves marinas, y de ese modo encontrar una explicaci√≥n al hecho de que algunas colonias hayan disminuido de manera sostenida en las √ļltimas dos d√©cadas, como ha ocurrido con Isla Leones, y hayan aparecido nuevas colonias en Pen√≠nsula Vald√©s y el sur de R√≠o Negro.

Los ping√ľinos se mueven

El Dr. Pablo Garc√≠a Borboroglu, investigador de CESIMAR/CCT Cenpat CONICET y fundador y presidente de la Global Penguin Society, dijo a Jornada que de acuerdo a los √ļltimos censos realizados se estima la poblaci√≥n del Ping√ľino de Magallanes en alrededor de 1.100.000 parejas, aunque indic√≥ que es complejo evaluar a toda la poblaci√≥n "porque hay lugares, como el sur de Chile, que no est√° explorado, no se sabe cu√°ntas colonias hay, es una especie de agujero negro y no nos permite tener un n√ļmero cerrado".

"Cuando uno pone los datos medidos, la poblaci√≥n global tiene una peque√Īa declinaci√≥n, no es muy grande ni abrupta, pero es evidente", cuenta el investigador.

Garc√≠a Borboroglu sostuvo que "hay otras especies, como el Ping√ľino Africano que est√° calificado como amenazado, y otros en situaci√≥n vulnerable", pero asegur√≥ que la din√°mica de estas aves "que est√°n en distintas regiones es como que tienen realidades ambientales diferentes, o se comportan de manera distinta" y para graficar esa situaci√≥n afirm√≥ que mientras las colonias del extremo sur del continente, en el Canal de Beagle han evidenciado una gran declinaci√≥n, "en Santa Cruz permanecen estables".

En Malvinas se da una situación particular, "porque las colonias no son como las nuestras, son nidos muy profundos, y a veces no podés ver que hay nidos. Es muy difícil, porque puede estar ocupado o no, las estadísticas son muy inciertas, pero se estima que para todo Malvinas habría unas 100 mil parejas".

Situación en Chubut

El litoral costero de Chubut concentra el 40% de la poblaci√≥n mundial de Ping√ľino de Magallanes y solo Punta Tombo "tiene hoy unas 150 mil parejas, lo que ser√≠a m√°s que todo Malvinas". Sin embargo la din√°mica de las colonias chubutenses es particular, ya que durante los √ļltimos a√Īos se observa una migraci√≥n de los ping√ľinos hacia el norte, "y es as√≠ que las colonias del sur, como Isla Leones o Punta Tombo, que eran las colonias que dirig√≠an el sistema han bajado notablemente", dijo el investigador y presidente de Global Penguin Society.

"Isla Leones nos preocupa mucho, es una colonia que data de 1814, porque hubo un naufragio ah√≠ y hab√≠a ping√ľinos, lo cual marca que es una colonia bastante vieja. Hace 22 a√Īos hab√≠a casi 100 mil parejas y en el √ļltimo censo identificamos 25 mil parejas; lo cual para nosotros no es una sorpresa porque cada vez que hacemos un censo estamos viendo esa ca√≠da", remarc√≥ el cient√≠fico.

La declinaci√≥n en el n√ļmero de ejemplares de las colonias ubicadas en la parte sur de Chubut empez√≥ a principios de la d√©cada de 1990 y no es abrupto, pero s√≠ sostenido, "a raz√≥n del 1% por a√Īo".

En contraposición, se fueron generando nuevas colonias más al norte, especialmente en Península Valdés y el sur de Río Negro, como San Lorenzo, Caleta Valdés, o El Pedral "y nosotros hipotetizamos que es porque ahí está el alimento o por lo menos está más cerca de estas colonias".

Un gran laboratorio

El dato no es lineal, pero los 35 a√Īos ininterrumpidos de investigaciones en Punta Tombo hac√≠an prever esta tendencia, ya que a lo largo de los a√Īos se ve√≠a c√≥mo los ping√ľinos deb√≠an recorrer mayor cantidad de kil√≥metros para lograr el alimento. La variaci√≥n, medida con precisi√≥n estad√≠stica, permiti√≥ establecer que cada 10 a√Īos estas aves deb√≠an extender su viaje en 40 kil√≥metros m√°s, mar adentro y su respectivo regreso.

Esa distancia extra que deb√≠an recorrer los ping√ľinos generaba mayor fatiga, p√©rdida de peso y consecuentemente una disminuci√≥n en su capacidad reproductiva, adem√°s del abandono de nidos y disminuci√≥n de los nacimientos.

Cambio de h√°bitos

Los ping√ľinos todos los a√Īos viajan a Brasil y vuelven al lugar donde anidaron el a√Īo anterior. Contra lo que se pensaba hace a√Īos, en cuanto eran aves fieles a las colonias en las que hab√≠an nacido, "se descubri√≥ que son m√°s apegados al lugar donde comenzaron a reproducir", dice Pablo Garc√≠a Borboroglu. Estos animales inician su etapa reproductiva a los 5 a√Īos, para las hembras y a los 7 en los machos y si un animal que "naci√≥ en Tombo, por ejemplo, empez√≥ a reproducir en otra colonia, es probable que quede anclado a ese lugar y vuelva todos los a√Īos al nido donde empez√≥ a reproducir.

"Hay lugares donde la √ļnica forma de explicar el crecimiento, es por inmigraci√≥n", explica Borboroglu. /diariojornada.com