Imprimir

Domingo, 19 Agosto 2018 Opinión

Cualquier ciudadano, sea peronista o no, afiliado o no, pero por sobre todo dirigente, tiene la posibilidad de acudir al conocido "Manual de Conducción Política", una compilación de clases que Juan Domingo Perón dictara en la Escuela Superior Peronista en los primeros años de gestión de gobierno.

Allí se encontrarán expresiones didácticas que formulara el ex presidente fallecido sobre lo que denominaba conducción estratégica, en su habitual manera de interpolar terminología militar al quehacer de la política: "Yo que conduzco desde aquí -se refiere al lugar donde se encuentra el estratega- no estoy con nadie ¡¡Estoy con todos!!" Y continúa: "Cuando se hacen dos bandos peronistas yo hago de padre eterno, los tengo que arreglar a los dos. Yo no puedo meterme a favor del uno o del otro, aunque alguien tenga razón. A mí solamente me interesa que no se dividan" y señala: "Mi obligación como conductor estratégico, es armonizar el conjunto y llevarlo a la victoria".

Pero ocurre que "el gran ajedrecista" desapareció del escenario en 1974, y es evidente que falta en el peronismo el gran conductor o el líder que resuelve las contradicciones de su multitudinario movimiento.

Hoy las contradicciones irresueltas y acumulativas han llevado a la aparición dos polos divergentes: por un lado Unidad Ciudadana con Cristina Fernández de Kirchner, y el Peronismo Federal con el senador Miguel Pichetto por el otro, para simplificar.

Y la secesión definitiva aparece ahora a medida que transcurren los días como inevitable. Armonizar las diferencias desde la diversidad, se convierte en una especie de utopía.

En Viedma se realizó recientemente una de las primeras reuniones de dirigentes enrolados en el "pichettismo" en una actitud militante para organizar el Peronismo Federal en toda la provincia. Las deliberaciones fueron presididas por Juan Manuel Pichetto, y entre otros estuvieron presentes los legisladores Alejandro Marinao, Ariel Rivero Javier Iud y Roberto Vargas.

Estiman que en un plazo de dos meses quedarán conformados las mesas locales y el órgano central siguiendo el modelo de los demás partidos tradicionales.

Y es muy posible, como lo adelanto el arquitecto Gustavo Casas, que el "kirchnerismo" haga lo propio por expreso pedido de Cristina y, frente a la realidad del Peronismo Federal, empiece a concretarse el proyecto rionegrino de Unidad Ciudadana aunque en principio, en esta jurisdicción, dentro del Frente para la Victoria.

A partir de allí será imposible seguir alimentando ficciones y de forzar el significado de "la unidad en la diversidad" como una ecuación viable y cercana al mero voluntarismo.

Desde la otra margen del PJ que preside Martín Soria, también han comenzado los gestos de diferenciación, principalmente a cargo de la diputada nacional María Emilia Soria, que no pierde oportunidad de cuestionar al senador Pichetto por ser fronterizo y funcional con las políticas de la Casa Rosada.

El intendente de Roca no ha entrado en frontalidades con Pichetto, esquiva sus encuentros para evitar definirse todavía, pero "va marcando la cancha" y organizó en Bariloche un encuentro de dirigentes patagónicos "kirchneristas" e "hiperkirchneristas", opositores y críticos del plan de ajuste previsto para las provincias del sur.

A esta altura del calendario deberán clarificarse las posiciones de los dirigentes en pueblos y ciudades para evitar que no haya quienes "están con todos", y que "colocan el culo en dos bicicletas simultáneamente para sacar ventajas", como se dice vulgarmente.

Con mas claridad, volvemos nuevamente a Juan D. Perón que solía citar a Licurgo, y lo hizo en el Manual de Conducción Política con una frase que merece ser tenida a mano en estos tiempos que corren: "Hay un solo delito infamante para el ciudadano: que en la lucha donde se define los destinos de Esparta, él no esté en ninguno de los bandos, o esté en los dos".

El rol de Arroyo en la legislatura

El vice gobernador Pedro Pesatti revisó su posición intransigente de no autorizar la conformación de un nuevo bloque unipersonal como sucedió con el legislador del FpV Mario Sabbatella, y ahora accedió a satisfacer los requerimientos de Ricardo Arroyo en el mismo sentido.

Versiones fidedignas indican que declaraciones de Arroyo en pleno recinto y su reconocimiento a "que no tengo nada que ver con el proyecto político actual donde las principales figuras andan más preocupadas en que las licitaciones sean para sus amigos", contribuyeron a poner fin a toda relación política oficial con el legislador de Lamarque.

También se tuvieron en cuenta los episodios protagonizados por Arroyo en Bariloche cuando se resistió a un test de alcoholemia, y especialmente su concurrencia al encuentro del recién constituido frente regional patagónico "anti ajuste", convocado por el presidente del justicialismo rionegrino, Martín Soria.

Al parecer hubo una coincidencia compartida entre el gobernador Alberto Weretilneck y el vice Pedro Pesatti de cerrar "el capitulo Arroyo" en el plano de sus propias responsabilidades políticas, y ajenas a cualquier coincidencias con JSRN.

De todas maneras, la presencia de Ricardo Arroyo en su banca legislativa aunque el bloque unipersonal sea una formalidad y no signifique un cambio al "status" que venía manteniendo, nadie le podrá quitar su libertad de opinar y decir. Seguramente que Arroyo en la legislatura dará que hablar.

Mientras tanto es posible que haya empezado a ejercitar sus frecuentes aproximaciones al "sorismo" ¿Será el inicio del retorno a su origen justicialista pensando en lo que podría suceder en el 2019?

Se recupera el ministro Rubén Zgaib

El titular de la cartera de Salud Pública del gobierno provincial Rubén Zgaib se repone satisfactoriamente de un episodio cardiovascular sufrido durante el fin de semana.

El funcionario fue trasladado de inmediato a una clínica especializada en la vecina provincia de Neuquén donde fue sometido a una exitosa intervención quirúrgica.

El ministro Zgaib se encuentra en buen estado de salud y se apresta a reanudar su actividad normal en los próximos días.

Como dato se recuerda que otros dirigentes políticos como Pablo Verani, Horacio Massaccesi y Carlos Soria sufrieron problemas cardiacos que superaron favorablemente, y continuaron en el ejercicio de la actividad gubernamental y política cumpliendo sus respectivos mandatos.

UCR: ¿"Muchas coincidencias" en El Bolsón?

Los dirigentes de la recientemente constituida línea interna "Raúl Alfonsín", la única fracción radical dispuesta a concurrir a las elecciones provinciales para discutirle la presidencia y el dominio partidario al "finosartorismo" en Río Negro, están asombrados por la sumatoria de lo que llaman casualidades y que están sucediendo en el panorama político de "El Bolsón".

Sobre todo porque han llegado a la conclusión de que se están jugando una serie de factores que coinciden con intentos para impedir o dificultar que el ex intendente Oscar "Cacho" Romera pueda disputar la presidencia del radicalismo provincial en septiembre.

Desde la "Raúl Alfonsín" cuestionan al fiscal Francisco Arrien quien estaría "moviendo" justo en este momento un expediente con una antigüedad de seis años sobre el manejo presuntamente irregular de lotes fiscales municipales durante la administración Romera, que comprometería al ex intendente.

Al parecer, dicen estos dirigentes, que el referido Fiscal fue designado en la gestión de Miguel Saiz, cuando César Barbeito -su ex candidato a gobernador- tenía un fuerte poder de decisión.

Suman a ese hecho a que mientras hoy Barbeito se ha sumado al peronismo renovador de Sergio Massa, su esposa Patricia Ranea, que no ha modificado su filiación radical, también esta enrolada en la oposición a "Cacho" Romera.

Lo que importa ahora es que Romera no tenga impedimentos legales para presidir la lista de la "Raúl Alfonsín, porque septiembre está a la vuelta de la esquina, siendo ésta la mayor preocupación de la nueva línea interna del radicalismo.

¿Qué dicen estos radicales? "Hay que renovar el partido para que haya un destino institucional y político, y la sociedad nos vuelva a considerar una opción real".

UPCN: mutaciones políticas en tránsito

El afán de estar siempre cerca de los ganadores, o para subirse al carro triunfal de quienes se tienen certezas de alcanzar el éxito, tanto en la política como en cualquier otra actividad, es propio de la condición humana.

Esta condición que no es precisamente una virtud, surge a la superficie y es fácilmente perceptible en los momentos preelectorales, donde mucha más gente de lo que uno puede imaginarse está pensando de que manera será el reparto de favores del poder en los cargos públicos o electorales, y cuál será el lugar que ocupará cada uno en el nuevo ciclo.

Días pasados el líder del sindicato de empleados públicos de Rio Negro (UPCN), Juan Carlos Scalesi, destacó la figura de Martín Soria como jefe del justicialismo provincial, como "compañero", y le hizo llegar augurios de éxitos para la realización del congreso de dirigentes patagónicos anti-ajuste que se realizó en Bariloche.

Scalesi dio un paso al frente en su tarea de acercamiento al intendente de General Roca, de quien calcula será el futuro gobernador, y envió un tiro por elevación contra el actual mandatario Alberto Weretilneck, con quien hasta hace muy poco tiempo mantuvo una excelente relación personal e institucional.

El cambio de humor de Scalesi con Weretilneck -según se conoce "urbi et orbi"- obedece al reordenamiento gremial realizado por el gobierno y la sumatoria de ATE al ámbito de las decisiones de los agentes públicos, poniendo punto final al monopolio de la representación de los estatales en la UPCN.

Pero para corroborar que la historia a pesar de todo se repite en muy contadas ocasiones, y a veces en sentido contrario a los hechos originarios, los saludos y elogios de Scalesi le llegaron a su destinatario a través de una esquela que entregó en propias manos el titular de la CGT, Rubén Belich.

Vale la pena destacar y para reactualizar la memoria histórica, que en los mismos inicios de la breve gestión del ex gobernador Carlos Soria, Scalesi afrontó el peligro de conducir la UPCN sin el respaldo de las administraciones radicales y obligado a convivir con un dirigente político que lo tuvo en la mira de su crítica en toda la campaña electoral.

Además Carlos Soria había promovido la expulsión de Scalesi como afiliado al PJ por haber sido candidato a diputado nacional por la Concertación electoral entre la UCR y el peronismo K.

En esa coyuntura otra vez Belich actuó como un diligente correo y mejor gestor. Logró una reunión en Buenos Aires, que contó con la presencia del titular de la UPCN en el orden nacional, Andrés Rodríguez -conocido criador de caballos de carrera-, el propio Scalesi y Soria donde finalmente el gobernador accedió a mantener a niveles de convivencia la relación con la UPCN y su dirigencia.

Habrá que ver de qué manera trata a la UPCN el nuevo poder, un espacio gremial que comparte ahora con ATE y especialmente cual será el resultado electoral del 2019. (APP)