La Doctora Karina Felitti repasa las construcciones de la sexualidad femenina y el orgasmo y sostiene que la liberaci贸n sexual se asocia hoy, entre otras cosas, "a la multiplicidad de parejas y al consumo de bienes y servicios que conforman el mercado del sexo".

La doctora en Historia e investigadora adjunta del CONICET en el Instituto Interdisciplinario de Estudios de G茅nero de la Facultad de Filosof铆a y Letras de la UBA, Karina Felitti, analiza el consumo de literatura er贸tica, las cirug铆as est茅ticas 铆ntimas, los cursos de seducci贸n, las clases de baile sensual y los juguetes sexuales como "escenas postfeministas" que plantean "el pasaje de mujer objeto a mujer sujeto" a partir de la posibilidad de elegir en el mercado y del empoderamiento que emerge de ese consumo, as铆 como de la valoraci贸n positiva de las diferencias sexuales

-驴Qu茅 factores hist贸ricos y culturales influyeron en los cambios de valoraciones sobre la sexualidad y el deseo femenino?

La medicina, las religiones, el psicoan谩lisis, la psiquiatr铆a, los movimientos pol铆ticos, los medios y, por supuesto, el Estado, son instituciones importantes a la hora de estudiar las construcciones de la sexualidad y del orgasmo. Es interesante destacar que la obsesi贸n por el orgasmo no es nueva. Thomas Laqueur demostr贸 que para los padres fundadores de la medicina hab铆a un 煤nico cuerpo, aunque reconoc铆an dos g茅neros con caracter铆sticas diferenciales. En este modelo el orgasmo femenino se consideraba necesario para lograr la fecundaci贸n y por eso varios textos m茅dicos inclu铆an detallados consejos para lograr la excitaci贸n femenina y su eyaculaci贸n. Para el siglo XVIII se crearon las condiciones para establecer la invenci贸n de los dos sexos con cuerpos bien diferenciados y echar as铆 por tierra la idea de que el placer femenino era necesario para concebir. De alg煤n modo, hay una historia que liga esos escritos pre modernos que describ铆an t茅cnicas para la eyaculaci贸n femenina y los actuales tutoriales de Internet que explican detalladamente c贸mo lograrlo. En el medio, siglos de silencio.

- 驴En qu茅 momento la mujer pas贸 de ser un objeto sexual a ser la protagonista de su sexualidad?

Es una pregunta muy dif铆cil de responder con un dato exacto o una sola causa, pero puedo plantear algunas puertas de entrada desde la Historia. La primera es pensar la construcci贸n del sujeto moderno 鈥搃maginado como var贸n, blanco, heterosexual, propietario- y una concepci贸n del cuerpo como algo separado de la comunidad: mi cuerpo es m铆o m谩s que soy un cuerpo. A su vez, la revoluci贸n industrial consolida una divisi贸n de esferas en donde las mujeres aparecen ancladas en las tareas de reproducci贸n 鈥揹e la familia, de la econom铆a dom茅stica- incluso s铆 participan en el mercado de trabajo. Entonces la transgresi贸n se expresa en estudiar, actuar en pol铆tica, fumar, vestir pantalones, andar en bicicleta y tambi茅n en demandar placer sexual. Luego aparece otro momento bisagra con la revoluci贸n sexual y anticonceptiva de los sesenta que puso en cuesti贸n la valoraci贸n de la virginidad femenina y habilit贸 exploraciones sexuales diversas, aunque, como dice Isabella Cosse, de modo aun "discreto".

- Y entonces 驴en qu茅 consiste esta liberaci贸n sexual que la convierte finalmente en protagonista?

Actualmente, la liberaci贸n sexual se asocia a la multiplicidad de parejas, a la intensificaci贸n de los encuentros, al conteo de experiencias a modo de antecedentes curriculares y al consumo de bienes y servicios que conforman el mercado del sexo: literatura er贸tica y de autoayuda sexual, cirug铆as est茅ticas 铆ntimas, lencer铆a, cursos de seducci贸n, clases de baile sensual, pornograf铆a y juguetes sexuales. Estas escenas postfeministas plantean el pasaje de mujer objeto a mujer sujeto a partir de la posibilidad de elegir en el mercado y del empoderamiento que emerge de ese consumo, as铆 como de la valoraci贸n positiva de las diferencias sexuales. Claro que esto es tambi茅n puesto bajo la lupa ya que surge la pregunta por el tipo de liberaci贸n que se consigue en taco aguja, vestida de conejita y aprendiendo c贸mo ser una excelente amante (leyendo Cosmopolitan, por ejemplo) para adquirir valor de mercado er贸tico afectivo.

- En esta construcci贸n de la propia sexualidad, 驴qu茅 elementos entran en tensi贸n? Es decir, 驴Cu谩les son los problemas o las contradicciones al encarar la propia sexualidad?

Este a帽o se estren贸 "Cuando ellas quieren" que presenta lo que les sucede a 4 amigas de m谩s de 60 a帽os que eligen como libro del mes para su club de lectura las Cincuenta Sombras de Grey. La revoluci贸n que se despliega en la trama es la que vimos con Carolina Spataro en nuestro relevamiento sobre la circulaci贸n del libro en Argentina: no solo aparec铆an preguntas sobre la propia sexualidad, tambi茅n sobre las pr谩cticas de consumo e incluso la pol铆tica. Varias entrevistadas viv铆an la tensi贸n de disfrutar de un producto que hab铆a sido catalogado como de "mala calidad" y que tambi茅n recib铆a cr铆ticas por parte de algunos feminismos en un contexto de recepci贸n que viv铆a la expansi贸n del movimiento Ni Una Menos. En nuestro pa铆s la agenda feminista ha estado marcada por la necesidad de legalizar el aborto y asegurar a las mujeres la libertad de decidir sobre su reproducci贸n, y tambi茅n en la denuncia de la violencia de g茅nero. El 茅xito del libro de Luciana Peker 鈥揚utita Golosa- y su propuesta por un feminismo del goce, es un ejemplo que viene del periodismo y que aporta a esta discusi贸n sobre el lugar del sexo y los modos "leg铆timos" de encontrar placer. Por supuesto que hay exclusiones de clase y respuestas violentas y mis贸ginas a esas b煤squedas de placer m谩s abiertas, constantes, expuestas, pero tambi茅n se dan negociaciones, resistencias y logros por parte de muchas mujeres que reclaman un lugar para expresar sus fantas铆as, deseos y tambi茅n, 驴por qu茅 no?, para concretarlos.

- 驴Desde qu茅 momento se puede pensar al placer como un debate de salud p煤blica?

Los estudios de Alfred Kinsey en los 50s, de William Masters y Virginia Johnson y de Shere Hite, poco m谩s adelante, colocaron al orgasmo femenino en el debate p煤blico y terminaron de superar la lectura freudiana que consideraba inmaduro el orgasmo por estimulaci贸n del cl铆toris y postulaba el orgasmo vaginal como el ideal. El movimiento de la salud de las mujeres profundiz贸 estos an谩lisis y el feminismo de la Segunda Ola, como parte de su propuesta de politizar lo personal, reclam贸 el derecho al placer sexual y no solo la separaci贸n del coito heterosexual de la reproducci贸n. Puede parecer parad贸jico, pero no lo es tanto. Es complicado meter al Estado en la cama, pero cuando reclamamos educaci贸n sexual integral de alguna forma lo estamos haciendo bajo la l贸gica de asegurar derechos y extender un tipo de ciudadan铆a sexual. De hecho, una de las caracter铆sticas de los sex shop feministas es su 谩rea educativa.

Fecha de Publicaci贸n: 2018-08-15
Fuente: Agencia CTyS