Miles de niños, en su mayoría de clubes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el conurbano, disfrutaron esta mañana de la presencia del astro y sus compañeros del seleccionado argentino de fútbol durante un entrenamiento público que se llevó a cabo en el estadio Tomás A. Ducó.

Los chicos celebraron cada movimiento del astro en el Tomás Adolfo Ducó. Le regalaron la mayor ovación cuando saltó al maltrecho campo de juego a las 10.55; exclamaron ante cada acercamiento del ídolo a las gradas y gritaron sus goles en el ejercicio de fútbol reducido dispuesto por el cuerpo técnico.

La iniciativa impulsada por la AFA resultó exitosa por la presencia de unas 30.000 personas que comenzaron a poblar las tribunas desde las dos horas previas. En primera instancia, el público se ubicó sobre la cabecera "Oscar 'Ringo' Bonavena" y las plateas Alcorta y Miravé pero al comenzar la práctica debió habilitarse la otra tribuna por falta de espacio.

Messi saludó con timidez a la multitud cuando hizo su aparición en la cancha y luego se movió con soltura y todas las miradas puestas sobre su figura.

Después de realizar junto al grupo una breve entrada en calor sobre una de las mitades del campo, el capitán argentino se dirigió al otro sector para formar parte de un ejercicio de fútbol reducido que lo tuvo como comodín.

Enfundado en una pechera amarilla, Messi tenía la función de jugar para el equipo que ostentaba la tenencia de la pelota.

En la otra mitad del campo, otros jugadores hacían la misma tarea con el "Kun" Sergio Agüero como jugador doble.

Más tarde, Messi ejecutó tiros libres desde afuera del área sobre ambos arcos y terminó el entrenamiento con fotos junto a chicos de las Olimpíadas Especiales, del seleccionado argentino de talla baja y de la selección inclusiva.

La práctica dejó un motivo de preocupación: la molestia del mediocampista Marcos Acuña en la pierna izquierda, que le impidió terminar el trabajo. El ex Racing Club se lesionó tras tirar un centro con zurda y se marchó al vestuario anticipadamente después de hablar con el DT Jorge Sampaoli.

El parte médico entregado por la AFA informó sobre un "traumatismo", cuya evolución será controlada en los próximos días. La lista de 23 convocados permite modificaciones hasta el 4 de junio cuando se presente la definitiva ante la FIFA.

El defensor Nicolás Otamendi, por su parte, hizo una tarea diferenciada programada por una molestia en la zona inguinal.

Una hora y diez minutos después del inicio del entrenamiento, los jugadores tuvieron una despedida que lejos estuvo de ser eufórica. Messi fue uno de los primeros en encarar el túnel y eludió al presentador que quiso ponerle el micrófono para que diera un mensaje a la multitud.

El resto del grupo se acercó a cada una de las cabeceras, saludó a los fanáticos y dejó el campo de juego de Huracán con aplausos.

El plantel argentino tendrá el resto del día libre y volverá a entrenarse mañana en el predio de Ezeiza para el amistoso del martes próximo ante Haití, desde las 20 en La Bombonera, que marcará la despedida del público antes de viajar para el Mundial Rusia 2018.

Los jugadores tendrán una concentración en Barcelona del 31 de mayo al 7 de junio y luego viajarán a Israel para jugar el 9 el último amistoso en Jerusalén.

Al día siguiente, la delegación llegará a Rusia para concentrarse en la localidad de Bronnitsy, ubicada unos 50 kilómetros al sur de la capital Moscú. El debut por el Grupo D será el sábado 16 ante Islandia en esa ciudad.