El "Millonario" igualó sin goles con el "Sabalero" en Santa Fe, y de esta manera ya no podrá alcanzar el lote de los cinco clasificados para la Copa Libertadores 2019,

algo que también le ocurre a su rival, por lo que ahora ambos deberán pugnar por un espacio para la Sudamericana del año próximo.

Los intereses de ambos equipos pasaban por el mismo lugar, ya que ambos están en la orilla de la clasificación a la Copa Sudamericana, pero del lado de afuera (entran hasta el undécimo puesto; River está duodécimo y Colón decimotercero), por lo que un triunfo era, más que vital, imprescindible.

Ante este panorama el local se sintió, pese a que su rival era uno de los dos más grandes del fútbol argentino, con la necesidad de salir a golpear de entrada, y de hecho así lo hizo.

El "Sabalero" presionó en mitad de cancha y llegó con fluidez por los costados, sobre todo el izquierdo de la defensa riverplatense, aprovechando las subidas de Gustavo Toledo, el lateral ex Banfield e Independiente que sorprendía con sus proyecciones al punto de quedar en dos oportunidades mano a mano con Franco Armani.

En la primera que tuvo, Toledo no se animó a pegarle al arco desde posición oblicua ante la salida del arquero y en la siguiente se vio obligado a definir de zurda, su pierna menos hábil, y la pelota se fue rozando el palo derecho.

Toledo, a quien Gerardo Martino tuvo en una nómina previa a la Copa América de Chile 2015 en el seleccionado argentino, era la llave que podía abrirle la puerta del gol a los dirigidos por Eduardo Domínguez, aunque esto también resultaba un problema porque no era justamente el más apto para girarla.

Por contrapartida River se sentía maniatado por esa presión constante de los anfitriones, aunque conforme pasaban los minutos y mientras su rival se desgastaba sin poder convertir, se iba animando de a poco a tratar de pisar más firme en esa media cancha que le resultaba tan hostil.

Claro que para afirmarse definitiva en esa región iba a tener que transcurrir todo el primer tiempo, porque recién en la segunda mitad del partido logró River tomar las riendas del desarrollo ante un adversario que pareció entregar todo en los 45 minutos iniciales.

Claro que para ello contribuyeron en mucho los cambios realizados por el entrenador Marcelo Gallardo, quien había sorprendido en el arranque al colocar como titular al postergado Ignacio Scocco.

Pero en el segundo período el "Muñeco" eligió a Pratto para reemplazar al uruguayo Mora, al colombiano Santos Borré por el mencionado Scocco y, fundamentalmente, a otro "cafetero", Juan Fernando Quintero, para suplir a un hoy poco participativo Gonzalo Martínez.

Esas variantes mejoraron notablemente a River, pero también quedó la sensación que había desperdiciado un tiempo en ir por todo, y al final eso le terminó pasando la factura de quedarse sin nada, porque exactamente eso significó para los "millonarios" el empate en cero. Y para Colón también.

Ahora ambos tendrán una chance más que el resto para meterse en la Sudamericana el jueves próximos, cuando River reciba a Estudiantes en el partido postergado de la 25ta. fecha y Colón haga lo propio con Vélez para completar los 68 minutos que restan del juego correspondiente a la 22da. que fue suspendido porque sus hinchas lanzaron pirotecnia al campo de juego.

"Ahora ya no sirve de nada lamentarnos por lo que perdimos"

Gallardo se mostró molesto tras el empate que marginó a su equipo de la clasificación a la Copa Libertadores 2019 a través de la Superliga y admitió, de mala gana, que "ahora ya no sirve de nada lamentarse por lo que se ha perdido".

"Siempre hago modificaciones que tienen que ver con el cansancio o con el no cansancio. A veces repito equipo y a veces no", comenzó en tono contrariado el "Muñeco".

"Contra Central, contra Arsenal y contra Racing, siempre Scocco entró. No es verdad que no juega nunca. Lo que pasa es que en este partido había que regular esfuerzos", siguió aclarando en el mismo tono desafiante.

Posteriormente el técnico analizó el empate que también deja a River como a Colón hasta afuera de la Copa Sudamericana, aunque ambos tienen partidos pendientes como para, de ganarlos, poder meterse en ella para el año próximo.

"Tuvimos cuatro situaciones y si entraba una lo ganábamos y nos íbamos con un sabor diferente. Somos conscientes de que en el inicio del partido no pudimos hacer pie, pero después reaccionamos y mostramos una imagen que nos representa más y eso se advirtió en el funcionamiento, pero lamentablemente no se tradujo en el marcador", apuntó.

"Pero el esfuerzo lo hicimos, aunque el campo de juego tampoco contribuyó demasiado para nuestro juego. Igual, lo que perdimos, perdimos. Fue muy desfavorable noviembre pasado porque dejamos muchos puntos en el camino, pero si nos reflejamos en lo que venimos haciendo, estamos bastante bien. Ahora lamentarnos no nos sirve de nada", reconoció.

Y finalmente se refirió al colombiano Quintero, que jugó todo el segundo tiempo y pareció que fue poco, porque le cambió la cara a un equipo que necesitaba ganar, algo que le molestó a Gallardo cuando fue interrogado al respecto.

"Quintero nos da cosas que no muchos pueden dar en el fútbol argentino. Nos da un pase muy preciso que ojalá lo pueda hacer durante más tiempo en los partidos, pero es una pena que todavía no lo haga. Lo que pasa es que él mismo dijo que se está adaptando a nuestro fútbol, pero nosotros necesitamos que sea más influyente para el equipo", cerró.

Qué debe pasar para que River juegue la próxima Copa Libertadores

Puede acceder como campeón de la presente Copa Libertadores.

También puede clasificarse directamente como campeón de la Copa Argentina.

Puede ingresar como subcampeón de la Copa Argentina, si el campeón de este certamen ya está clasificado, tal como sucedió con Atlético Tucumán en 2017 (River fue el ganador, pero ya había ingresado como escolta de Boca en el torneo de primera).

Finalizar 6° en la Superliga y aguardar que alguno de los clubes que se ubican del primer al quinto lugar consigan otro pase a través de las copas Libertadores o Sudamericana de esta temporada. El ejemplo más cercano es Independiente, que entró en la Libertadores de este año como campeón de la Copa Sudamericana 2017.

Finalizar 7° en la Superliga y aguardar que dos clubes ya clasificados (Boca y San Lorenzo, por ejemplo) obtengan la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana de este año.

Síntesis

Colón: Alexander Domínguez; Gustavo Toledo, Germán Conti, Guillermo Ortiz y Clemente Rodríguez; Cristian Guanca, Matías Fritzler, Adrián Bastía y Marcelo Estigarribia; Cristian Bernardi y Alan Ruiz. DT: Eduardo Domínguez.

River Plate: Franco Armani; Camilo Mayada, Lucas Martínez Quarta, Javier Pinola y Marcelo Saracchi; Exequiel Palacios, Ignacio Fernández, Bruno Zuculini y Gonzalo Martínez; Rodrigo Mora e Ignacio Scocco. DT: Marcelo Gallardo.

Cambios en el segundo tiempo: Al comenzar Juan Quintero por Martínez (R), 17m. Lucas Pratto por Mora (R) y Nicolás Leguizamón por Bernardi (C), 24m. Pablo Ledesma por Bastía (C), 27m. Rafael Santos Borré por Scocco (R) y 36m. Leonardo Heredia por Ruiz (C).

Amonestados: Fritzler (C). Mayada y Borré (R).

Cancha: Estadio "Brigadier Estanislao López", de Colón.

Árbitro: Fernando Rapallini.

avc 052018
capraro