La balanza comercial cerró marzo con un déficit de u$s 611 millones, frente a un resultado también negativo de u$s 910 millones de igual mes del año pasado, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Las ventas ascendieron a 5.347 millones de dólares, con un crecimiento interanual del 17,2 por ciento, mientras que las importaciones ascendieron a 5.958 millones, con un aumento del 8,8 por ciento.

En lo que respecta a las ventas al exterior, los precios internacionales de los productos aumentaron 7,1 por ciento en el tercer mes del año, mientras que las cantidades crecieron 9,4 por ciento interanual.

Así la facturación por las exportaciones de productos primarios subió 29,8 por ciento; las de manufacturas de origen agropecuario (MOA) mejoraron 2,2 por ciento; las de origen industrial (MOI), 22,6 por ciento, y las de combustibles y energía crecieron 58,1 por ciento.

En cuanto a las importaciones, los precios subieron 2,2 por ciento y las cantidades 6,5 por ciento, con avances en la facturación de la compra de bienes intermedios del 14,3 por ciento; de combustibles y lubricantes de 31,6 por ciento, y de piezas y accesorios para bienes de capital de 18,3 por ciento.

El Indec precisó que si hubiesen prevalecido los precios que se encontraban vigentes en marzo del año anterior, el saldo comercial habría arrojado un déficit de 837 millones de dólares en lugar del rojo de 611 millones.

Bajo este supuesto, el país tuvo una ganancia en los términos del intercambio de 240 millones de dólares, debido a que la variación del índice de precios de las exportaciones subieron 7,1 por ciento por sobre el incremento del 2,2 por ciento de las importaciones.

avc 052018
capraro