Ocurrió en Italia. El padre irá devolviendo el dinero en cuotas. Perdona nuestros pecados. El sacerdote aceptó ingresar en un centro para adictos al juego.

Fue, según el portal www.elespanol.com, en octubre de 2016 cuando los parroquianos de la iglesia de San Vito y San Modesto de Spinea recibían la noticia de que su párroco, el padre Flavio Gobbo, se tomaba un respiro de su sacerdocio debido a la fatiga y el desgaste, que le estaban minando la salud.

Ahora, casi dos años más tarde, se supo la verdad de lo sucedido, después de que la Iglesia no pudiese ocultar más el secreto del cura, que se ha convertido en una investigación criminal a cargo de la fiscal Elisabetta Spigarelli, de acuerdo con la información recogida por el periódico La Nuova Venezia.

El sacerdote está acusado de malversar unos 500.000 euros de los fondos de la parroquia, dinero que habría gastado en el casino y en partidas de cartas. Sólo cuando el Consejo Parroquial de Asuntos Económicos se dio cuenta de que faltaba dinero, el padre Flavio se hizo a un lado.

El clero lo habría ocultado y apartado de su actividad parroquial, mientras el hombre intentaba negociar la suspensión de su condena en los tribunales venecianos. Así se llegó a un acuerdo entre la Fiscalía y la Diócesis de Treviso, de la que depende Spinea, y se logró que el cura pueda ir devolviendo el dinero a la parroquia con cuotas mensuales, después de haber aceptado ingresar en un centro terapéutico para personas con adicción al juego.

El obispo de Treviso, Gianfranco Agostino Gardin, aseguró que "la ludopatía está mucho más extendida de lo que uno podría pensar o querer reconocer. (...) En este camino largo y arduo, el padre Flavio fue sostenido principalmente por la oración, también por el deseo de volver pronto para llevar a cabo su ministerio en el que nunca dejó de reconocer". Al momento de su desaparición, entre los feligreses corrió el rumor de la posible existencia de una mujer con problemas de ludopatía a la que el sacerdote habría querido ayudar, pero lo cierto es que no había tal mujer, sino que era solo él quien se había gastado el dinero de la iglesia.

Lo cierto es que el "cura pecador" metió la pata, aunque quiere recomponer su imagen y controlar sus impulsos lúdicos.

 

Ganaron y no cobran

Premios del popular Baloto por más de 10 mil millones de pesos colombianos, quedan a la espera de cobro por parte de unos 2.212.335 jugadores, desde que hace un año (20 abril 2017) cambió la mecánica de este juego. Los ganadores tienen un término máximo de un año, contado a partir de la fecha de realización del sorteo, para reclamar un premio antes de caduque, lo que significa que al haberse realizado el primer sorteo con el nuevo esquema de Baloto el pasado 22 de abril de 2017, aquellos que hayan ganado en dicho sorteo, tienen hasta el próximo 21 de abril de 2018 para cobrar el premio. "Estamos haciendo un llamado a quienes sepan o crean que pudieron haber sido ganadores de premios de Baloto o Revancha a verificar y validar sus tiquetes, a través de la página web oficial del juego, si lograron acertar en los resultados del juego en las diferentes categorías. Aquellos que fueron ganadores en el primer sorteo tienen hasta el próximo 21 de abril para cobrar", dijo el presidente de Coljuegos Juan B. Pérez Hidalgo.

avc 052018
capraro