Nueve de cada diez pacientes sufren este mal. Se trata de una afección cardíaca causada por el estrés y asociada a situaciones emocionales.

Una mala noticia, una muerte de un ser querido, un divorcio o una enfermedad diagnosticada puede llevar a que la persona sufra del síndrome del corazón roto o cardiomiopatía de Takotsubo. Se trata de una afección cardíaca causada por estrés, descrita por primera vez en Japón en el año 1990. Hoy se da en mujeres más que en hombres.

"El síndrome es una cardiomipatía que se produce por estrés. Su nombre se debe a la similitud de una vasija que se usa en Japón con la forma que toma el corazón cuando sufre del mal del corazón roto, casi como un cono", afirmó el doctor Carlos Reguera, jefe del área de Cardiología y Medicina Preventiva en INEBA. Este padecimiento se da principalmente por estrés. Las razones se relacionan a situaciones emocionales. "Son situaciones angustiantes que desembocan en un estrés que desencadena esta enfermedad del corazón", enfatizó.

Uno de los aspectos más importantes de esta enfermedad para un correcto diagnóstico es saber diferenciarlo del infarto, ya que los síntomas son muy similares. "Suele confundirse con un infarto agudo de miocardio por el dolor fuerte en el pecho, la falta de aire, entre otros signos, pero la diferencia está en que la arteria de la enfermedad del corazón roto está abierta, mientras que en el infarto las arterias están cerradas", explicó.

El riesgo de padecerlo es a partir de los 50 años y sólo basta una noticia desagradable, un diagnóstico médico desalentador, un maltrato, discusiones intensas, perder el empleo, divorcio o factores físicos, como un accidente tránsito. "Pueden pasar días, semanas o inclusos meses desde el evento desagradable y después de un tiempo la persona puede sufrir igual el mal del corazón roto. En cuanto a factores de riesgo, las mujeres de hasta 65 años pueden padecerlo", confesó el médico.

En realidad, 9 de cada 10 pacientes con el mal de corazón roto son mujeres: "Este tema se encuentra en proceso de estudio, ya que no se conoce la fisiopatología del tema. Al ser algo tan contemporáneo se encuentra en materia de evaluación. Hoy es una realidad, las pacientes que sufren de esto son mujeres que superan los 50 años".

Menos grave que el infarto: Con una buena evolución, el paciente se recupera en dos semanas.

¿Qué hay que hacer después?

En cuanto a cómo seguirá la vida del paciente que sufrió el síndrome del corazón roto, hay que hacer un trabajo gradual antiestrés. Es importante llevar una vida tranquila, ya que puede volver a suceder porque hay situaciones en las que no se puede manejar la reacción ni controlar el estrés.

avc 052018