El ídolo y referente de Boca imaginó como "un partido de ajedrez" la final del miércoles próximo ante River en Mendoza por la Supercopa Argentina, un título oficial reconocido por la Asociación del Fútbol Argentino.

En ese juego de estrategia, el "Apache" no dudó en afirmar que ganará "el que se equivoque menos" y descreyó que se llegue a la definición con tiros desde el punto penal. "Se va a definir en los 90 minutos", vaticinó.

"Será un partido de ajedrez; palo y palo los dos. Va a ganar el equipo que esté en todos los detalles y se equivoque menos", afirmó el delantero "xeneize", que hoy brindó una conferencia de prensa en la sala Antonio Carrizo al término del entrenamiento en Casa Amarilla.

Después de todo lo hablado en torno al encuentro, que reúne al último campeón de liga (Boca) con el vigente titular de la Copa Argentina (River), Tevez invitó a "disfrutar" del superclásico porque se trata de "una final que se juega una vez".

"Nosotros le damos la importancia que le da el hincha, es una final, una copa más... Ninguno es más favorito que el otro, un superclásico es diferente a todo. Se puede venir con la confianza bien arriba y no hacer nada, o tenerla por el piso y romperla", explicó en relación al mejor presente de Boca, líder del torneo argentino hace quince meses.

"Es distinto a todo -insistió-, no sabés cómo te vas a levantar ese día", asumió con la intención de equipar las posibilidades de conquistar el trofeo que tanto uno como el otro no pudieron ganar en su primer intento.

En 2015, River la perdió con Huracán (1-0) en San Juan y al año siguiente Boca fue vapuleado por San Lorenzo (4-0) en Córdoba.

"Boca hoy está muy bien. Aún cuando no juega como queremos, el equipo saca resultados igual, eso es importante. Eso demuestra que hay química entre los jugadores tanto dentro como fuera de la cancha, por eso llevamos tanto tiempo primeros", expuso.

Tevez admitió que una derrota con River en la Supercopa "puede marcar" negativamente al plantel pero desestimó que ello relativice la valoración de lo conseguido en la Superliga, que Boca lidera con 46 puntos en 19 fechas y una diferencia de ocho respecto de Talleres de Córdoba.

"Una derrota el miércoles te puede marcar, pero no va a opacar lo de la Superliga. Igual no se puede comparar una final con lo que venimos haciendo en ese torneo", diferenció.

Con la premisa de pacificar el clima previo al superclásico, el capitán boquense pronunció: "Hay que darle tranquilidad a la gente y decirle que es un partido de fútbol y que vaya con la familia. Pensamos en ganar, supongo que River también, pero todo con tranquilidad y sin convertir esto en un problema. Nosotros en la cancha debemos dar el ejemplo y que no sea una locura"

En relación al arbitraje de Patricio Loustau apuntó: "Al referí hay que darle tranquilidad que en cada cosa que cobre y no estarle encima, que tenga la cabeza fresca con las decisiones, si le criticamos todo lo que cobra sera difícil para él y para todos".

Por último, se expresó sobre la medida del entrenador Guillermo Barros Schelotto de no preservar jugadores antes del superclásico: "Las decisiones que toma Guillermo está claro que son para el bien del equipo. Los que no jugamos ante Argentinos y lo hicimos el sábado, estamos bien, quedan dos días y vamos a llegar muy bien en lo físico".

Boca se entrenó esta mañana en el complejo Pedro Pompilio y de no haber ninguna novedad el Mellizo pondrá su once ideal: Agustín Rossi; Leonardo Jara, Paolo Goltz, Lisandro Magallán y Frank Fabra; Nahitán Nández, Wilmar Barrios y Pablo Pérez; Cristian Pavón, Carlos Tevez y Edwin Cardona.

El plantel regresará al trabajo mañana desde las 10 y luego de almorzar viajará en vuelo chárter rumbo a Mendoza.

Boca y River se enfrentarán el miércoles desde las 21.10 en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza, con el arbitraje de Loustau y la televisación de Fox Sports Premium y TNT Sports.