En 70 días hubo 22 víctimas fatales en la provincia, cuatro eran niños. La imprudencia se cobró una vida cada tres días

Altas velocidades, alcohol y distracciones formaron un combo mortal en las rutas y calles neuquinas en lo que va del 2018. En los 70 días que lleva el año, la cifra de víctimas fatales superó a las registradas en los primeros tres meses del 2017, lo que significa que cada tres días una persona murió en un accidente de tránsito.

Según las estadísticas relevadas por LM Neuquén, tan sólo en dos meses y 11 días, al menos 20 familias neuquinas perdieron a un ser querido en siniestros viales.

El 90% de los accidentes tuvo lugar en distintos puntos de las rutas que recorren nuestra provincia, entre las que la 7 y la 22 se cobraron más víctimas.

Semana tras semana, las noticias sobre muertes en siniestros viales demuestran que, si bien el estado de las rutas complica la circulación, son cada vez más las imprudencias humanas que se cometen a la hora de conducir. Desde viajar a mayor velocidad que la permitida o sobrepasar autos a pesar de que la doble línea amarilla prohíba la maniobra de adelantamiento, hasta cruzar un semáforo en rojo. Todo conlleva a que las posibilidades de protagonizar un accidente aumenten.

En este sentido, es un factor alarmante que de los 20 siniestros fatales registrados en lo que va del año, sólo uno fue producto de un desperfecto mecánico. Se trata del accidente que ocurrió el 1° de enero en Añelo, donde producto del choque frontal, un hombre de 69 años falleció en el acto. El impacto se provocó cuando una camioneta Ford F-100 se cruzó de carril luego de que se le trabara la dirección.

Así, se desprende que en el 95% la imprudencia humana a la hora de salir a las calles y rutas es la protagonista que alimenta este flagelo de la sociedad.

95 por ciento de los hechos ocurre por imprudencia.

Otro dato a resaltar es el no uso del cinturón de seguridad o la falta del casco reglamentario en los motociclistas, lo que se convierte en un factor determinante al momento del choque o vuelco. Por estas imprudencias, las víctimas fallecieron en el acto tras salir despedidas o impactar contra el asfalto.

Por último, y no de menor importancia, otro aspecto que preocupa es la cantidad de personas que conducen bajo los efectos del alcohol.

Si bien en la ciudad de Neuquén rige una ordenanza que establece el alcohol cero al volante, en el resto de la provincia lo permitido es 0,5 gramos de alcohol en sangre de acuerdo con la Ley Nacional de Tránsito.

Al menos en dos de los siniestros se pudo comprobar que los automovilistas estaban borrachos al momento de impactar contra una moto. En ambos casos, ellos resultaron ilesos y las víctimas fatales fueron los motociclistas.

En el primer trimestre de 2017 hubo 19 víctimas fatales y en lo que va del 2018 la cifra escaló a 22.

La cifra se desprende del total de los siniestros viales con víctimas fatales a la fecha. Sólo en uno se comprobó que hubo un desperfecto mecánico./lmn.com

avc 052018