Imprimir

Hugo Aguilar, el oficial de la Policía Nacional de Colombia que lideró la operación en la que murió el capo narcotraficante Pablo Escobar Gaviria, fue capturado por la Fiscalía por presunto lavado de dinero y enriquecimiento ilícito, informó hoy la prensa local.

El autor de "Así maté a Escobar", libro en el que narra en primera persona cómo acabó con el máximo líder de Cartel de Medellin en 1993, fue detenido ayer en el aeropuerto de Bucaramanga, junto a su exesposa y un presunto testaferro, y esta mañana fue trasladado a Bogotá.

Luego de una investigación preliminar, la Fiscalía sostuvo que el policía retirado "habría intentado legalizar y ocultar recursos obtenidos por su relación con estructuras del desmovilizado (grupo paramilitar de derecha) Bloque Central Bolívar".

Lo hizo a través de "presuntas triangulaciones comerciales con algunos integrantes de su núcleo familiar y terceras personas", se explica en el informe.

La Fiscalía se encontró con un patrimonio que Aguilar no pudo justificar: 33 propiedades valuadas en una suma conjunta equivalente a 5.250 millones de dólares, según precisó en un comunicado.

Aguilar, que hoy tiene 66 años, comenzó a ser investigado luego que se lo encontrara manejando un auto lujoso sin que hubiese pagado una multa para resarcir a víctimas del conflicto armado, reportaron los diarios bogotanos El Espectador y El Tiempo, y la radio Caracol.

Además, diversos reportes le atribuyen la propiedad de dos consultorios, seis oficinas, dos playas de estacionamiento, dos casas, cuatro departamentos, seis terrenos urbanos y cuatro rurales, y un depósito.

Los bienes, que también incluyen cuatro vehículos de alta gama, podrían ser decomisados porque, según el criterio de la Fiscalía, fueron adquiridos con recursos provenientes de la relación de Aguilar con organizaciones paramilitares.

Tras retirarse como teniente coronel de la Policía Nacional en 1994, Aguilar fue asesor de empresas, presidente regional de la Federación Nacional de Comerciantes, diputado regional (2001-02) y gobernador del departamento Santander (2004-07).

A principios de 2011, la Procuraduría General lo inhabilitó para ejercer cargos públicos por 20 años, tras concluir que tuvo vínculos con el grupo paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Trece meses después de haber sido detenido, y sobre la base del testimonio del comandante paramilitar Salvatore Mancuso, la Corte Suprema de Justicia condenó a Aguilar a nueve años de prisión por concierto para delinquir agravado.

Permaneció en la cárcel hasta marzo de 2015, y estaba cumpliendo el resto de la pena en libertad condicional.

Por otra parte, la justicia de Colombia decomisó hoy bienes y propiedades en poder de Victoria Henao, viuda de Escobar Gaviria, y de la esposa y la hija de Jhon Jairo Velásquez, alias Popeye, quien fuera uno de los principales lugartenientes del capo narco.

Se trata de departamentos, casas, bodegas y locales comerciales, además de vehículos que estaban a nombre de las tres mujeres y cuyo valor total supera los dos millones de dólares, de acuerdo a datos suministrados por la Fiscalía General.

"La Fiscalía demostró que todos los bienes afectados provenían del capital obtenido en desarrollo de actividades delictivas relacionadas con el narcotráfico que fueron desplegadas por Pablo Emilio Escobar Gaviria y sus lugartenientes, entre ellos Jhon Jairo Vásquez Velásquez", señaló el ente denunciante, informó la agencia de noticias ANSA.

El organismo sostuvo, además, que los bienes en poder de la familia de Velásquez Vásquez fueron adquiridos después de 1988, cuando ya integraba la "estructura criminal" del cartel de Medellín.

Con esta decisión, los bienes decomisados pasan a manos del Fondo para la Rehabilitación, Inversión Social y Lucha contra el Crimen Organizado (Frisco).

La viuda de Escobar y sus dos hijos viven en Argentina con otra identidad, aunque Juan Pablo Escobar ha hecho incursiones públicas con libros y declaraciones ofreciendo disculpas por los delitos de su padre.