Fue por una denuncia del embajador, a fines del 2016. Estaban ocultos en 12 valijas para enviar a Moscú. Desde entonces, se montó una operación de película.

La droga fue cambiada por harina y trasladada en un avión oficial ruso, un año más tarde, para una entrega vigilada. Hay otros cuatro detenidos: tres son rusos.

Un efectivo de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires y otros cuatro individuos fueron detenidos como miembros de una organización criminal internacional que intentó traficar casi 400 kilogramos de cocaína a Rusia en valijas diplomáticas halladas en una dependencia de la embajada rusa en la Argentina en diciembre de 2016.

Fue el corolario de una operación de características cinematrográficas, que llevó en nombre de "12 Reinas". Para desbaratar a la banda y arrestar a cinco de los integrantes -dos en Buenos Aires y otros tres en Rusia- se implementó una maniobra de entrega vigilada mediante un GPS de harina en lugar de la cocaína, con el fin de llegar a la cabeza de la organización, al cabo de una investigación que se mantuvo en secreto y blindada a cualquier filtración durante más de un año. (Ver "Operación...")

La investigación se inició en diciembre de 2016 a raíz de una denuncia del embajador Viktor Koronelli, que alertó personalmente a la ministra de Seguridad Patricia Bulrich sobre las valijas sospechosas, descubiertas en el sótano de una escuela, en dependencias de la embajada.

Uno de los detenidos es un Policía de la Ciudad de origen ruso y nacionalizado en la Argentina. Hay otros cuatro detenidos -tre rusos- y un prófugo, al que identificó como "Señor K", que se presume está en Alemania.

El policía detenido es Iván Blizniouk (35), quien había hecho la mayor parte de su carrera en la Prefectura Naval, ingresó a la fuerza de la Ciudad en 2013 y se dedicaba a dar capacitaciones para aspirantes a la Policía.

El efectivo fue capturado en las últimas horas en el aeropuerto internacional de Ezeiza, cuando arribó al país procedente de Rusia, adonde viajaba habitualmente, ya que era enlace con las fuerzas de ese país.

El 13 de diciembre de 2016, a raíz de informaciones aportadas por un empleado de la embajada rusa en Argentina, el embajador denunció la existencia de 12 valijas con un contenido sospechoso en una dependencia situada en la calle Posadas al 1600, de la ciudad de Buenos Aires.

Alertado del hallazgo, el ministerio de Seguridad dispuso que efectivos de Gendarmería revisaran el contenido, que resultó ser 360 paquetes con cocaína, valuados en 50 millones de euros, según se estimó. Los paquetes tenían una estrella y que se realizan análisis para establecer si procedía de Colombia o de Perú.

Con la colaboración de la Policía y el ministerio de Seguridad rusos, los investigadores, comandados por el juez Julián Ercolini, el fiscal federal Eduardo Taiano y el titular de la Procunar, Diego Iglesias, se dispuso llevar adelante una entrega vigilada y llegar a los líderes de la organización.

Dato
50 millones de euros sería el valor de mercado en Europa del cargamento descubierto en la embajada rusa.

Operación Doce Reinas

"Personal de Gendarmería fue a comprar harina al Mercado Central porque nadie tenia esos 389 kilos en algún depósito. Con eso se hacen paquetes exactamente iguales y se dejan antes de las seis de la mañana dentro de este anexo de la embajada tratando de que se vea todo exactamente igual, para lo cual se habían tomado fotografías", explicó ayer la ministra Patricia Bullrich.

El operativo llevó el nombre de 12 Reinas. La ministra añadió que en cada una de las valijas se colocó un dispositivo de seguimiento, conectado a un centro de monitoreo con sede en Gendarmería, que durante 24 horas vigilaba los movimientos. "El 9 de diciembre último, partió como equipaje diplomático a bordo de un avión del servicio de seguridad ruso. Una vez llegado el falso cargamento a Moscú fueron detenidas allí tres personas", contó Bullrich.

avc 052018