Imprimir

Mide la radiación y es el tercero que hay en el país. Fue desarrollado por científicos argentinos. Lo colocaron en el barrio de Palermo y es el segundo en Capital. El tercer solmáforo está en el Parque Nacional Los Glaciares, Santa Cruz. 

El tercer dispositivo indicador de radiación ultravioleta, denominado solmáforo, que fue desarrollado por técnicos de organismos argentinos, se instaló esta última semana en el Parque de las Ciencias, ubicado en el predio de la cartera científica nacional, en el barrio porteño de Palermo. Se trata de un semáforo de sol que mide los niveles de radiación ultravioleta, alertando a la población sobre los riesgos que trae aparejado el sol especialmente en estas épocas del año. Y lo hace por medio de un código basado en cinco colores determinados por la Organización Mundial de la Salud.

En el país ya fueron instalados solmáforos en el Jardín Japonés de la Ciudad de Buenos Aires y también en el Parque Nacional Los Glaciares de Santa Cruz, mientras se está proyectando seguir colocando otros dispositivos en distintos lugares de territorio nacional, informó la Universidad Tecnológica Nacional (UTN). Esta universidad participó del diseño del desarrollo junto al Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (Citedef) y al Conicet, con el apoyo de la Agencia de Cooperación Internacional de la Agencia del Japón.

"Este dispositivo es un gran ejemplo de cómo una aplicación tecnológica puede brindar información directa y útil para la sociedad. Funciona con un dispositivo que mide la radiación solar ultravioleta que simula la sensibilidad de la piel y luego convierte esos niveles en luces de colores que indican la peligrosidad a la que uno está expuesto", explicó Elian Wolfram del Citedef.

Chile, un pionero en esta técnica

El origen del solmáforo se dio en Chile y empezaron a instalarse hace 13 años. Con su gama de cinco colores (aprobada por la OMS) monitorean la banda UV-B, que es la más peligrosa para la vida y la salud humana, debido a que puede llegar a provocar cáncer a la piel, melanomas, graves afecciones visuales y también alterar el sistema inmunitario, dado que lo debilita.

avc 052018