"Koi", de escritor Ezequiel Dellutri, se quedó con el prestigioso galardón en la categoría juvenil. Es el más importante de la región, con 15 mil dólares para el autor, además de la publicación de la novela en toda América Latina.

La obra indaga en la relación entre una joven que buscaba respuestas sobre su pasado y su hermano con autismo

Koi, del escritor argentino Ezequiel Dellutri, obtuvo el galardón en la edición 2018 del prestigioso Premio Norma, en la categoría juvenil. La obra fue elegida entre más de un centenar de manuscritos de la Argentina, Chile, Uruguay, Perú, Ecuador, Cuba, México, Colombia, Puerto Rico, Guatemala, Nicaragua y Venezuela.

Presentado con el seudónimo de Mariela Jeremías, la obra obtuvo el premio por unanimidad, por un jurado conformado por el escritor Sergio Andricáin (Cuba-EEUU), el escritor mexicano Benito Taibo y la editora argentina Laura Leibiker.

"Esta novela escrita en un lenguaje directo, de estructura sencilla y un punto de vista convincente, deja en el texto ciertos silencios que permiten al lector construir las historias que no se han contado o se han contado a medias. Escenas conmovedoras y una gran sensibilidad para la escritura, plantean en esta obra una opción de gran potencia para los lectores juveniles, que encontrarán en las referencias musicales y en los personajes fuertes elementos de identificación", explicaron tras el veredicto.

Dellutri es escritor, conductor radial y profesor de Literatura, especialista en géneros. En la temática fantástica ha escrito Sobre la convergencia (Booklet) y Sobre los inmortales (UPV), además de la miscelánea de horror Las tres brujas (Saco de Huesos). También ha escrito dos libros de ensayo para adolescentes, uno de ellos dedicado a la influencia de las nuevas tecnologías en la vida de los jóvenes.

Koi es la historia de una adolescente que comienza a indagar sobre la muerte de su padre que la abandonó. Este viaje la lleva a encontrar que tiene un hermano con autismo. A pesar de la resistencia inicial, poco a poco se va consolidando entre ambos una relación tejida por la música, que va aliviando en la protagonista sus sentimientos por un pasado doloroso, y va abriendo en el lector una forma distinta de mirar el mundo.

"No sé cómo explicarlo. Es como si me hubiera metido en la cabeza de Julián sin salir de la mía, como si me hubiese prestado sus ojos, como si nos hubiésemos confundido en una misma persona, con lo mejor de cada uno, dejando atrás la soledad y el dolor", dice uno de sus párrafos.

El Premio Norma, el mayor galardón que se otorga a la literatura infantil y juvenil en la región, consta de quince mil dólares, que se consideran un anticipo de las regalías que se estipulan en el contrato editorial. Además, se publicará la obra ganadora por parte de editorial para su comercialización en los países en que opera.

Los últimos ganadores fueron Por culpa de una S, de Cristina Rebull (Cuba), en 2015; La isla de los lagartos terribles, de Francisco Haghenbeck (México), en 2016 y El océano interior, de Juan José Cavero Benítez (Perú), en 2017.