Salir de vacaciones en familia con la intención de disfrutar un fin de semana en la cordillera –el primer fin de semana lindo para esquiar– y terminar pasando la noche en un telo de la ciudad. Esa fue la experiencia de muchos turistas que llegaron a Neuquén en los últimos días debido a que estaban cortadas las rutas hacia los grandes centros de esquí, por lo que confluyeron en el centro de la ciudad más visitantes de los que estaban previstos.

Otros fueron a parar a casas de familia o bien a lugares de emergencia que se habilitaron en Plottier y Cipolletti a cargo de los municipios.

PUBLICIDAD

La situación vivida en la capital provincial sacó de las casillas a la Asociación de Hoteleros y Gastronómicos de la ciudad de Neuquén (AHG), que preside Daniel González Cocca, quien salió a criticar a los gobiernos de la capital y la provincia. Las dos administraciones refutaron las acusaciones (ver recuadro).

El dirigente empresarial cuestionó la ausencia de los representantes del Estado en la entrega de información para los turistas que se dirigían a la cordillera y no pudieron pasar debido a que las condiciones climáticas obligaron a cerrar las rutas hacia centros turísticos de la provincia. "No se podía pasar más allá de Piedra del Águila, y familias enteras tuvieron que volver a Neuquén capital para conseguir alojamiento, lo que fue una quimera por falta de información. Nadie del municipio atendió un teléfono y en Turismo de provincia están de paro hace 10 días", despotricó González Cocca.

"Desde la AHG nos organizamos y asistimos como pudimos a la gente, incluso tuvimos que habilitar un albergue transitorio, que acondicionó las habitaciones para familias enteras", describió el dirigente de los hoteleros capitalinos.

Las ciudades al Alto Valle –como Plottier, que abrió la Casa de la Cultura para hospedar, o Cipolletti– saturaron sus plazas de hospedaje inmediatamente, "y en la ciudad capital de la provincia nadie fue capaz de dar una respuesta", criticó el empresario. La Cámara lamentó que después de toda la promoción que se hizo en Buenos Aires para atraer turistas invernales a Neuquén, no hubiera nadie para darles información y ayudarlos a resolver los problemas de hospedaje.

Ayer, en la puerta del hotel Del Comahue, un grupo de personas buscaba taxis para irse de la ciudad, pero como es habitual los domingos, fue sumamente dificultoso hallar un auto amarillo por las calles. Según la Cámara de Hoteleros, nadie tomó previsiones para actuar de acuerdo con las exigencias de la situación dominada por las inclemencias del clima, que estaban pronosticadas.

Desmentida de la Provincia y la Muni

El subsecretario provincial, Andrés Méndez, y su par municipal, Andrés Ros, se indignaron con los dichos del referente de los hoteleros, González Cocca. "Las oficinas de Turismo han estado operativas desde el comienzo del temporal y nunca faltó información. Se han derivado turistas a las ciudades de Cipolletti, General Roca, Neuquén y Plottier", dijo Méndez en coincidencia con Ros, quien consideró que las quejas de González Cocca son "una mentira flagrante". "El sábado en la noche no pudimos atender toda la demanda porque colapsó todo, pero estuvimos todo el tiempo", admitió el funcionario.

Se informó que 148 turistas fueron alojados en el polideportivo municipal y en la Escuela 315. En Junín de los Andes se alojaron 380 turistas el viernes y el sábado, 94. Los turistas pasaron la noche en dependencias del Ejército Argentino, en el Albergue Salesiano Ceferino y en el Salón Municipal del Bicentenario.