Imprimir

Unas 2.500 personas quedaron varadas en Bariloche por el cierre del aeropuerto dispuesto por la Administración Nacional de Administración Civil (Anac) el último viernes, a raíz de la acumulación de nieve en la pista y la poca visibilidad.

 

Una gran cantidad de turistas decidió pasar la noche en la terminal aérea, a la espera, sin éxito, de buenas noticias para poder regresar a sus respectivos hogares. Otros, se congregaron en la oficina céntrica de Aerolíneas Argentinas para consultar sobre la reprogramación de los vuelos. Cuando abrieron las dependencias, a media mañana del sábado, solo permitían ingresar a tres personas. El resto, aguardaba afuera donde la temperatura marcaba los 7 grados bajo cero.

"Debía volver ayer. Arreglé para quedarme una noche más en el hotel pero me adelantaron que no tienen lugar a partir de hoy. Todavía no se qué voy a hacer", relató Beatriz, una turista cordobesa, mientras esperaba que la atiendan.

El caso de Beatriz no fue el único.

Ante la gran cantidad de consultas por la falta de alojamiento, personal de la Secretaría de Turismo de Bariloche salió a recorrer los establecimientos hoteleros para verificar la disponibilidad.

"La semana pasada registramos un nivel de ocupación por arriba de 75% y esta semana, arrancan las vacaciones de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. De todos modos, estamos concientizando a los hoteleros para que alojen a quienes ya se tendrían que haber ido porque lo cierto es que los que llegaban no van a llegar", expresó el secretario de Turismo de Bariloche, Marcos Barberis.

"Las líneas aéreas, añadió el funcionario municipal, no cubren el alojamiento, argumentando que el cierre del aeropuerto es por razones climáticas; de modo que estamos pidiendo a los hoteleros que sean prudentes con las tarifas".

Sin embargo, se registraron algunos excesos.

Bruno tardó 5 horas en realizar los 120 kilómetros de El Bolsón a Bariloche el viernes por la tarde. Pretendía continuar hasta el valle pero al llegar, policías del puesto caminero le indicaron que la ruta 237 estaba cerrada. "No encontrábamos hoteles y nos alojamos en uno que nos cobró 2.000 pesos la noche. Una locura", objetó el hombre.

Otra polémica generó la decisión de Aerolíneas Argentinas de no reprogramar los vuelos y devolver el monto de los pasajes a los pasajeros que no hubieran podido viajar por el cierre del aeropuerto.

A través de la página de Facebook, la compañía advirtió que "la alta ocupación por el inicio de la temporada de vacaciones de invierno" imposibilitaba programar vuelos especiales.

"Estamos evaluando regresar en micro pese al estado de la ruta porque el lunes, sí o sí tengo que presentarme a trabajar", dijo Matías, un turista entrerriano, mientras esperaba su turno en la oficina de la compañía con dos valijas ya preparadas para emprender el viaje.

Algunos pasajeros de Latam explicaron que desde la firma les indicaron que "pueden viajar, siempre y cuando haya disponibilidad en los vuelos".
Para consultas, los pasajeros pueden llamar al 0810-22286527, el número telefónico de Aerolíneas Argentinas para averiguar sobre vuelos.
Aviones
20
vuelos de Buenos Aires a Bariloche fueron cancelados según confirmó Aerolíneas Argentinas.
3
fueron los vuelos cancelados por Aerolíneas a Chapelco, que estaba inoperable.
"Es una vergüenza que colapse ante una nevada. Nos quedamos en el aeropuerto porque ya no teníamos hotel y nos cortaron la calefacción".
Silvana, turista de Buenos Aires, en el aeropuerto.