Imprimir

Turistas y residentes aprovecharon los cortes de calles para deslizarse. La nieve tarda en derretirse y las veredas acumulan hielo. Siguen los problemas con el suministro de energía.

Rafael sonríe mientras ve a su hijo deslizándose colina abajo a bordo de un "culipatín". La imagen se repite entre niños y adultos. Hay quienes incluso aprovecharon las gigantescas bolsas que entregan las casas de electrodomésticos. Un día después de la tormenta de nieve, todo vale.

La nieve le cambió el humor a la ciudad. Las empinadas calles céntricas se cerraron al tránsito y crearon un centro de esquí a pocas cuadras del Centro Cívico. Villegas, Rolando y algunos sectores de Quaglia se llenaron de potenciales esquiadores.

El último vuelo que logró aterrizar ayer trajo a bordo a Rafael y a su familia desde Salvador de Bahía, Brasil. Es la tercera oportunidad en la que eligen Bariloche para vacacionar pero confiesa que es la primera vez que ven tanta nieve.

"Fue una sorpresa", describió con inconfundible tonada brasileña, la misma que se replica por Mitre desde que se inició la temporada de invierno.

A mitad de Villegas una mujer sonríe pero decide dejar de lanzarse por no contar con la ropa adecuada. Guillermina vive en uno de los departamentos de esa cuadra. Aprovechó la tarde para jugar con sus hijos y comentó que desde la medianoche los grupos estudiantiles armaron su propia pista.
Un centro de esquí a orillas del Nahuel Huapi
El hielo en las veredas ocasionó varios accidentes. (Marcelo Martínez)

A tan solo algunos metros de allí una ferretería se convirtió en un éxito comercial. Durante algunas horas ofició de proveedora oficial de culipatines. Los valores van desde los 100 hasta los 170 pesos, dependiendo del tamaño y la forma.

Pero no todo es diversión. Las veredas todavía acumulan hielo y convirtieron a los tranquilos paseos en experiencias de equilibrio y fuerza. En la esquina de Moreno y Quaglia una mujer resbaló y golpeó con dureza el suelo. Una ambulancia llegó al lugar y la policía decidió colocar una cinta para cerrar el tránsito por esa zona.
Un centro de esquí a orillas del Nahuel Huapi
La caída de árboles también afectó al cableado eléctrico. (Marcelo Martínez)

Problemas con la energía

Las complicaciones con el abastecimiento de energía continúan en varias zonas de la ciudad. Los cortes comenzaron ayer y desde la CEB confiaron que miles de usuarios continuarán sin luz hasta mañana.

"Está todo muy inestable", confiaron fuentes de la empresa que también advirtieron por la continuidad de cortes por las condiciones en las que se encuentra el cableado. Al respecto se indicó que la gran cantidad de nieve que cayó dificultó el acceso de las guardias a los sectores en los que se identificó alguna complicación, además del hielo que genera peso extra a los postes.

Hasta esta tarde Villa Los Coihues, Mascardi y algunos barrios del este continuaban con problemas en el suministro. También algunos sectores entre los kilómetros 5 y 18 hacia el oeste de la ciudad. La vecina localidad de Dina Huapi permanece sin energía hace 28 horas.

La empresa reconoció las complicaciones frente a un caso "absolutamente excepcional" y se estima que alrededor de 5.000 usuarios están siendo afectados por los cortes.